Un destello esperanzador

Imagen _MSM Javi Lara2.jpgEntró Javi Lara al partido y la proporción calidad-fuerza cambió. Con él,  pasaron a haber cuatro atacantes en el campo, dos de ellos (Lara y Moutinho) capaces de aportarle pausa al ritmo de un equipo tan vertical como este Tenerife. Martí acompañó la inclusión del cordobés con un ajuste en su dibujo. Quitó a uno de los tres volantes, formó dos líneas de cuatro jugadores y estableció un puente de conexión hacia el ataque con la presencia de Lara como enganche. Entonces pasaron cosas, detalles que pudieron parecer intrascendentes para el curso del partido, pero que no lo fueron. El Tenerife tuvo el balón, eligió correctamente cuando parar y tocar y cuando tocar para salir hacia adelante. Esa suerte de elección no es nada sencilla, se necesita tener en el campo a futbolistas de talento, que además tengan tanta seguridad y confianza en su juego y en su técnica, que no se apuren con el balón. Lara, Moutinho y Saúl se juntaron un minutos en un costado y le dieron a la pelota seis toques cortos seguidos. El equipo recuperó el control de la situación, perdido en la primera parte, y su rival tuvo que replegar para  colocarse por detras de la pelota.

La aportación de estos tres elementos – no es casualidad que se trate de los tres refuerzos de invierno- fue como un cambio de tendencia en la manera que tenía hasta ahora el equipo de manejar sus fases de ventaja en el marcador. Es evidente que, corriendo, el Tenerife hace ya tiempo que es buen equipo, pero en modo pausa ha sido un desastre, porque no ha tenido fútbol en el medio. Ese rato de la segunda parte ante la Llagostera fue un destello, como una foto de lo que podría ser este equipo la próxima temporada si es capaz de conservar a los peloteros que tiene, si además consigue hacerse con Lozano y lo cura en verano y si, por añadidura, completa la idea con un par de volantes de calidad para no necesitar de tres jugadores en el medio. El bloque defensivo compite a buen nivel desde hace años y la mitad ofensiva tiene gol por todas partes. Con un buen centro del campo el Tenerife podría pensar en metas mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *