Canarias
ELENA ARBELO DOCTORA ADJUNTA DEL SERVICIO DE CARDIOLOGÍA Y PREMIO MIR 2007

"Soy el resultado de la formación del Doctor Negrín"

L.C., S/C de Tenerife
16/dic/07 0:50 AM
Edición impresa

L.C., S/C de Tenerife

La doctora Elena Arbelo, adjunta al Servicio de Cardiología del Hospital Doctor Negrín, ha ganado el Premio Sanitas al Mejor Médico Interno Residente (MIR) del Año. Un prestigioso galardón dotado con 12.100 euros y una estancia de cuatro meses en una clínica británica. Arbelo, de 30 años, competía con MIR de toda España.

-¿Qué ha significado que le concedieran este galardón?

-Para mí ha sido un honor que me dieran este premio como reconocimiento a la labor que he hecho como residente y en mi etapa universitaria. Pero yo creo que lo más bonito del premio es que han reconocido el trabajo del servicio de Cardiología y del Hospital Doctor Negrín, que lleva mucho tiempo formando a los residentes.

-¿Qué aspectos se valoran para conceder este premio?

-Es una especie de formulario con un resumen del curriculum vitae, tanto de la etapa universitaria como de la etapa de formación de especialista. A parte de datos académicos, influyen las notas que has tenido en la facultad y las puntuaciones de la Comisión de Docencia. Tienen en cuenta formación en centros extranjeros, publicaciones, comunicaciones en congresos... Todo ese tipo de cosas para evaluar de manera global todos esos méritos.

-¿Con cuánta gente competía?

-El premio está abierto a todos los residentes que terminan la residencia en ese año, en este caso el 2007. No sé decirte exactamente cuántos porque cada centro remite la selección de los mejores expedientes de su centro. A nivel nacional hay más de 300 centros formadores, más o menos imagino que cada centro remitiría dos o tres residentes.

-Ahora, ¿cuál es su futuro laboral?

-Estoy trabajando en el hospital que me formé, que fue en el Doctor Negrín, y en Cardiología, en el área de arritmias.

-¿Por qué eligió Cardiología?

-A mí la Cardiología me gustaba porque la parte asistencial era muy bonita. Te permite ver al paciente desde el diagnóstico, con lo que tienes la evolución completa del paciente. Y luego, la parte de investigación que siempre hay líneas de investigación, avances tecnológicos y nuevos descubrimientos que lo hacen especialmente atractivos. En la Facultad de Medicina tenía muchas prácticas, conocí el servicio de Cardiología y a mi jefe, del que estoy orgullosísima y le agradezco mucho toda mi formación. Él me mostró todas las posibilidades que tenía la cardiología, puesto que en Canarias tiene un alto nivel.

-Y después de este premio, ¿qué va a hacer?

-Yo creo que no cambia nada. Te estimula ahora, te da una alegría, pero realmente terminas la residencia y no hay un cambio sustancial, sigues siempre aprendiendo. Es una filosofía que yo veo en mi servicio: está todo el mundo ilusionado por seguir aprendiendo.

-¿Es la única médico en su familia?

-Mis padres son médicos y una tía también lo es, aunque de otras especialidades. Mi padre es traumatólogo, mi madre se dedica a la docencia y mi tía es ginecólogo. Mis padres están orgullosísimos, muy contentos. Todos mis hábitos de estudio, todos mis logros han sido gracias a ellos.

-¿Qué significa para usted este premio MIR?

-En este premio no sólo se me reconoce a mí, es un premio que se da a la Comisión de Docencia, al Servicio de Cardiología y al Doctor Negrín en la formación del residente. Yo soy el resultado de la formación que me han dado.

-¿En qué se parece el trabajo en un hospital a las series de la tele?

-Dan una visión muy romántica, que está bien para el entretenimiento, pero la verdad es que no las sigo. Lo bueno del trabajo en el hospital es el trabajo de equipo.

ELENA ARBELO DOCTORA ADJUNTA DEL SERVICIO DE CARDIOLOGÍA Y PREMIO MIR 2007