Canarias
ANÁLISIS JURÍDICO

Del derecho al honor del administrador de la comunidad de propietarios

16/dic/07 0:50 AM
Edición impresa

Los propietarios de una comunidad de vecinos se encontraron publicado en el tablón de anuncios de su comunidad la circular suscrita por el administrado cesante, en la que, anunciando que dejaba el cargo, informaba del estado de las cuentas y sobre diversos temas relacionados con la mancomunidad de vecinos, calificando de morosos a aquellos que no estaban al corriente en el pago de las cuotas, ante los reiterados requerimientos que en su día fueron practicados, extendiéndose en comparar tal actitud con lo que estaban al corriente en el pago.

Interpuesta demanda por determinados comuneros, por los hechos a los que se aludía en la circular, éstos planteaban si era necesario analizar si las expresiones contenidas en la carta eran susceptibles de menoscabar la fama de modo que mereciese la tutela judicial al confrontarse con el derecho a la libertad de expresión e información, o por el contrario, se había limitado a informar sobre asuntos relacionados con la marcha de la mancomunidad.

El artículo 7.7 de la Ley Orgánica de 5 de mayo de 1982, considera intromisión ilegítima en el derecho al honor "la imputación de hechos o la manifestación de juicios de valor a través de acciones o expresiones que de cualquier modo lesionen la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación", por lo que si objetivamente no consideramos que exista ningún tipo de intromisión ilegítima será innecesario entrar a conocer el resto de las cuestiones planteadas en este recurso.

Si bien algunos entendieron que se menoscababa su fama por imputarles el término de morosos en la circular, y aunque algunas de las expresiones contenidas en la circular pudieran suponer un ataque o intromisión ilegítima en el derecho al honor en la forma que venía redactado, también debe tutelarse el derecho del administrador, que, en su condición de tal y antes de abandonar el cargo, informa a los miembros de la Comunidad, en términos absolutamente objetivos, de la situación de la misma, sin que podamos olvidar que, tal como indica la sentencia del TS 28 de octubre de 1996 ( RJ 1996, 8580) "para calificar de intromisiones ilegítimas en el honor de una persona determinada expresiones o frases a ella referidas, éstas han de ser examinadas dentro del contexto del lugar y ocasión en que fueron vertidas ( Sentencia de 28 mayo 1990 [ RJ 1990, 4090] ) ponderando las circunstancias concurrentes en cada caso concreto y las motivaciones determinantes de la utilización ( Sentencia de 12 diciembre 1991 [ RJ 1991, 8995] )", sin que proceda apreciar intromisión ilegítima en el honor, pues, en el ámbito estrictamente de la Mancomunidad, se limitó a informar de asuntos que, siendo de interés, quedaban pendientes de resolver cuando cesaba en el cargo, sin que ninguno de estos asuntos fuesen desconocidos por los destinatarios de la carta, ya que todos ellos debieron ser objeto de discusión en las Juntas de Propietarios.

mym@mymabogados.com

ANÁLISIS JURÍDICO