Santa Cruz de Tenerife

La sanidad pública recibe cerca de 30.000 quejas cada año

Durante el año pasado, la Consejería recogió una media de 120 reclamaciones diarias sobre los servicios sanitarios. De ellas, casi la mitad se registraron en la isla de Tenerife.
G. Maestre, S/C de Tenerife
22/dic/13 1:42 AM
Edición impresa

La Oficina de Defensa de los Derechos de los Usuarios Sanitario (ODDUS), perteneciente a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, registra una media de 30.000 reclamaciones cada año, según se desprende de una respuesta parlamentaria a una pregunta formulada por la diputada del Partido Popular Milagros Bethencourt sobre reclamaciones en materia de servicios sanitarios en el Archipiélago.

Aunque en la misma no se especifican los principales motivos de estas reclamaciones, es la primera vez que se obtiene información pública sobre el funcionamiento de esta Oficina de la que se desconoce su memoria de actividades desde hace al menos cinco años.

Así, durante el año 2011 la ODDUS registró 27.749 reclamaciones, cifra que aumentó notablemente durante 2012 hasta alcanzar las 30.124 quejas, mientras que entre enero y junio de 2013 (último corte disponible) fueron 12.541. Es decir, una media de 120 quejas diarias por cada día hábil.

Las 30.124 quejas de 2012 contrastan con las 70 tramitadas por el Diputado del Común durante ese mismo períodos.

Esto se traduce en que es a la ODDUS a donde acuden la mayor parte de las pacientes disconformes con algún servicio sanitario.

Sin embargo, es en la memoria del Diputado del Común donde se aprecia precisamente una llamada de atención sobre el mal funcionamiento del sistema de quejas, asegurándose en el mismo que "hay veces en las que la ciudadanía sufre obstaculización en sus peticiones que podrían dar lugar seguidamente a un inicio a instancia de parte de un procedimiento por reclamación de responsabilidad patrimonial.

Desde entonces, en esta fase previa, ya los interesados tropiezan con dificultades, pese a la que la Ley 30-1992 de 26 de noviembre señala que el silencio administrativo, positivo o negativo, no debe ser un instituto jurídico normal, sino la garantía que impida que los derechos particulares se vacíen de contenido cuando la Administración no les atienda con celeridad y eficacia".

E insiste en que "la demora innecesaria o, lisa y llanamente, la falta de respuesta del Servicio Canario de Salud a los Expedientes de Queja ha llevado a esta Institución (Diputado del Común) a intervenir en diversas ocasiones".