Santa Cruz de Tenerife
REACCIONES MANIFESTACIÓN PROSPECCIONES

Rivero: "Nadie pondrá a los canarios un esparadrapo en la boca"

Santa Cruz de Tenerife, Europa Press
8/jun/14 14:03 PM
eldia.es

Un momento de la manifestación contra las prospecciones celebrada ayer en Santa Cruz de Tenerife./Ramón de la Rocha (EFE)

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha dicho hoy domingo que "nadie pondrá a los canarios un esparadrapo en la boca" porque han hablado "alto y claro" al salir ayer sábado a la calle para reiterar su "no rotundo" a las prospecciones frente a las islas.

"Los canarios no vamos a permitir que se nos silencie", ha aseverado Rivero, que en su blog ha destacado cómo en las manifestaciones convocadas ayer "miles de gargantas a las que el Estado pretende dejar sin voz han vuelvo a mostrar su rechazo a una amenaza que pone en serio peligro el presente, el futuro y el bienestar de Canarias".

Según el presidente canario, la totalidad de las formaciones políticas --a excepción del PP, a quien acusa de "haber tirado la toalla definitivamente"--, agentes sociales, grupos ecologistas, colectivos ciudadanos, científicos y culturales, familias enteras, han apoyado una "impresionante marea humana", recordando así a quienes pretenden "poner en riesgo" la economía, los valores naturales y la subsistencia del archipiélago que "no vamos a permitir que se abuse de este pueblo".

"Los canarios no permitimos imposiciones caprichosas o que se nos falte el respeto. Tampoco que, en lo que constituiría una burla inadmisible, se castigue a Canarias y se premie a Baleares; esto último marcaría un antes y un después en la historia de las relaciones Canarias-Estado", advirtió.

Paulino Rivero quiso dejar claro que Canarias está contra el petróleo porque "es el pasado; porque nuestro petróleo es el turismo, el paisaje, el medio ambiente y nuestra rica biodiversidad, y porque las islas dependen directamente del mar, de su limpieza y la calidad de sus aguas".

Insistió también en que el archipiélago se opone a las prospecciones porque el Partido Popular "mide con distinto rasero el mismo problema, según el color político de quien gobierne en los territorios afectados", y porque el PP sostiene que "lo que es malo para Baleares y Valencia es bueno para Canarias".

"TOMAR NOTA"

Para el mandatario canario, las manifestaciones de ayer sábado son "la respuesta lógica a un desatino que debe cesar de inmediato", por lo que instó al Gobierno del Estado a "tomar nota y paralizar un proyecto que atenta gravemente contra la supervivencia del archipiélago".

Por último, incidió en que ese proyecto y la actitud "soberbia, desleal y caciquil" que ha mostrado el PP en todo este proceso tiene más que ver con las "actitudes del pasado" que con la relación de lealtad y responsabilidad que debe mantener el Gobierno central con los ciudadanos e instituciones de Canarias.