Canarias
A FONDO ROGER

La crisis y eso

S
18/jul/14 1:14 AM
Edición impresa

S e informa de que las rebajas han ido fatal, de que el comercio no despega y de que el consumo sigue bajo mínimos. No hay alegría, eso se nota, y ni siquiera la temporada veraniega ha animado las compras de esas prendas que se llaman ligeras y que son baratas. Nada de nada. En ocasiones pienso que la recuperación es una patraña, pero veo muchos coches en la carretera -que siempre es un síntoma de poderío- y los restaurantes están llenos, al menos muchos de ellos.

Es verdad que el paro se ha detenido, pero también puede deberse a contrataciones estacionales: no lo sabremos hasta conocer los datos de octubre. Y existe en la calle una sensación de que este Gobierno nos ha engañado, lo mismo que nos engañó Za patero con aquellos esperpénticos brotes verdes.

Va uno a los centros comerciales y ve a mucha gente, pero poco paquete, poca bolsa. Y la venta de libros, que es otro índice habitualmente aceptado, ha bajado dicen que un 10% con relación a los mismos meses del año pasado. Mala señal, muy mala señal.

Continúa la crisis de la publicidad en los medios, si bien se ha animado un pelín; nada apreciable. Aquí ocurre lo contrario que, por ejemplo, en los Estados Unidos. En ese país lo último que se elimina es la publicidad porque sin publicidad no hay ventas. Aquí cometemos un absurdo: vislumbramos la crisis y lo primero que quitamos es la publicidad. Gravísimo error. Es lo último que hay que suspender porque la publicidad es esencial para vender.

El Gobierno del señor Rajoy vende que estamos en franca recuperación, pero la población lo duda mucho. Las contrataciones fijas no crecen de forma apreciable y sí los contratos precarios. No hay un empresario que te diga que le va bien, yo creo que hasta tienen miedo de reconocer que la cosa ha mejorado. Muchos comercios se han quedado en el esqueleto, porque como no venden no piden nueva mercancía. Es un círculo vicioso. El textil es el más resentido y eso que la ropa se vende ahora a precios irrisorios. Excluyo a marcas como "Mango", "Zara", "Springfield", etcétera, franquicias de éxito porque, precisamente, hacen mucha propaganda y se han posicionado bien en el mercado.

Y luego está el turismo que nos visita en esta época, que no se distingue, ni mucho menos, por su alto poder adquisitivo.

Uno no sabe si tiene que aguantar o darlo todo por perdido, aunque ya saben que en este país el que resiste gana. Claro que también hay otro refrán que dice que no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista. El otro día se lo oí a Cantinflas .

A FONDO ROGER