Santa Cruz de Tenerife

Las agujas que Sanidad da a los diabéticos causan heridas

La Asociación para la Diabetes de Tenerife critica la baja calidad de las nuevas agujas y solicita a la Consejería que las retire Cuatro comunidades quieren revocar el contrato.
G. Maestre, S/C de Tenerife
30/ago/14 1:04 AM
Edición impresa

Imagen parcial de Info DIABETES, revista de la asociación valenciana de diabetes.

La alerta dada hace casi dos meses por los enfermos de diabetes de Tenerife de que las nuevas agujas adquiridas por la Consejería de Sanidad a la empresa B. Braun iban a generar problemas, debido a su baja calidad, se ha cumplido y la Asociación para la Diabetes de Tenerife (ADT) confirma que se están registrando todo tipo de quejas sobre el daño que realizan (hematomas y heridas), la falta de garantías de calidad e incluso su poca estabilidad y su rigidez, hasta el punto de que se parten.

La adquisición de este tipo de agujas se produjo después de que la mencionada empresa ganara el concurso convocado por Sanidad para el Área de Salud de Tenerife, puesto que su oferta económica disminuía en 100.000 euros el contrato anterior.

"En La Gomera y El Hierro hay las mismas agujas de siempre pero, por ejemplo, en La Palma se devolvieron las de esta marca porque enseguida quedó de manifiesto que eran de poca calidad; en Gran Canaria lo lógico es que esta misma empresa gane el concurso porque las ofertas que hace son prácticamente inasumibles para el resto de las suministradoras de agujas", explica el gerente de la ADT, Francisco Darias, que confirma que en Tenerife prácticamente desde el primer momento ha habido problemas.

"Causan mucho más dolor que las que se venían utilizando hasta ahora y además se multiplica la posibilidad de que se produzca un hematoma. Además, la rosca no se traba adecuadamente y hay riesgo de que la dosis se derrame. La aguja es muy endeble y se puede partir con facilidad, lo que resulta peligroso y, por si fuera poco, muchas vienen sin una caperuza de seguridad en la base", detalla Darias.

La ADT considera que, aunque el concurso es "completamente legal", se debería haber contado con su opinión como representantes de los enfermos que son.

"Antes de que se resolviera el concurso incluso hicimos una pequeña prueba entre los socios más cercanos y la mayoría se quejó", recuerda Darias que confirma que ya se le ha comunicado la situación a la Consejería que, por el momento, solo ha propuesto con la asociación a que les haga llegar el mayor número de quejas posibles para decidir si abre una investigación.

"Es un concurso muy importante, ya que solo en la isla de Tenerife hablamos de una inversión de 241.844 euros. La Consejería quiere ajustar el gasto lo máximo posible, pero parece haber una posibilidad a que se dé marcha atrás, por eso pedimos a todos los enfermos que se tengan que pinchar insulina que si tienen cualquier problema con las agujas se pongan en contacto con nosotros para tramitar una queja y hacerla llegar Sanidad", solicita el gerente de la ADT.

euros es lo que se ahorra la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias cambiando el suministrador de agujas hipodérmica para la administración de insulina en pacientes diabéticos

Valencia, Aragón, Cataluña y Madrid toman medidas

Los problemas con las nuevas agujas fabricadas en Asia no se circunscriben únicamente a Canarias, como lo demuestra el hecho de que en Cataluña ya se ha revocado el contrato con estas empresas o que en Madrid varios centros sanitarios (como el Hospital de La Princesa) hayan abierto una investigación, a instancias de la Consejería de Sanidad. En Aragón se esté realizando un seguimiento de los casos con el objetivo de que el Servicio Aragonés de Salud valore el cambio de aguja para la administración de insulina, después de recibir varias quejas de las asociaciones de enfermos. Además, la Asociación Valenciana de Diabetes (AVD) mantiene en marcha una campaña de información a los pacientes, a través de la elaboración de la revista propia y de boletines, en la que denuncia que ha constatado que los centros de salud dependientes de la Conselleria de Sanidad dispensan agujas para las plumas de insulina que, además de generar dolor, pueden ocasionar lesiones e incluso alterar la correcta absorción de esta hormona, imprescindible para los citados pacientes. Además, aseguran que las condiciones de seguridad e higiene de las agujas tampoco son satisfactorias.