Santa Cruz de Tenerife
PROSPECCIONES PETROLÍFERAS

Patricia Hernández (PSC) llama "prepotente" a Soria y afirma que miente a los canarios

Santa Cruz de Tenerife, EFE
17/feb/15 11:31
eldia.es
La candidata del PSOE a la Presidencia del Gobierno canario, Patricia Hernández./Ángel Medina G. (EFE)

La candidata del PSC a la Presidencia del Gobierno regional, Patricia Hernández, ha afirmado hoy que el ministro de Industria, José Manuel Soria, ha perdido una oportunidad "más" para "aliarse" con la sociedad de las islas, al negarse a dejar sin efecto los permisos concedidos a Repsol.

Patricia Hernández, que también es diputada por Santa Cruz de Tenerife, alude en un comunicado a la negativa del grupo Popular en el Congreso a apoyar una moción para que el Ministerio de Industria "resolviera y dejara sin efecto" los permisos a Repsol para extraer petróleo, lo que a su juicio "confirma el discurso basado en mentiras que durante años ha usado el ministro José Manuel Soria".

Para Hernández, el ministro "ha perdido una oportunidad más para aliarse con la sociedad de las Islas y ha demostrado su alianza con los intereses privados, lo que es muy difícil de explicar por más que lo intente, por eso practica una política que demuestra su prepotencia".

"El discurso del ministro durante estos años ha estado basado en el engaño constante a los canarios, primero cuando anunció que las prospecciones supondrían miles de puestos de trabajo y luego millones de euros en ganancias cuando se encontrara petróleo. No ha habido ni un empleo durante los sondeos ni un euro para Canarias", asegura Hernández.

Para Hernández, el ministro Soria "quiere mantenernos en un modelo económico anclado en el pasado" y para ello mantiene vigentes los permisos otorgados para que una empresa privada pueda hacer más prospecciones en aguas cercanas a Canarias, lo que pone en peligro, afirmar, el futuro, el desarrollo turístico, los empleos que genera el turismo y las playas.

La moción defendida por la candidata, y rechazada por el PP en el Congreso, instaba al Gobierno de España a anular la totalidad de los permisos concedidos a Repsol y a paralizar cualquier actividad de exploración, investigación o explotación de hidrocarburos que requieran técnicas de fracturación hidráulica tanto en Canarias como en el Mediterráneo.