Santa Cruz de Tenerife

Canarias ya dejó atrás la recesión económica, pero no la crisis

eldia.es, Santa Cruz de Tenerife
19/sep/15 9:22 AM
eldia.es

Los indicadores económicos del segundo trimestre de 2015 en general confirman la salida de la recesión en Canarias, debido al mayor optimismo en el sentimiento de los consumidores, al incremento en el gasto público, y a la buena coyuntura de los mercados exteriores, con una importante reducción del precio del petróleo y con la puesta en marcha de las medidas de relajación cuantitativa del Banco Central Europeo.  Así lo afirma la CEOE-Tenerife, que, en un informe que acaba de hacer público, nuestras previsiones para el conjunto de España y para Canarias optimistas.
Sin embargo, las expectativas tienen un sesgo a la baja por la incertidumbre política generada por los procesos electorales en curso en España y por la crisis china. Respecto a los primeros, durante los últimos meses se observa un retraimiento de la inversión extranjera en nuestro país, aunque su impacto no se percibirá hasta finales de año. En cuanto a la segunda, la dimensión de la economía china (segunda economía mundial) y su contribución al crecimiento del PIB mundial (50%) hace que sus problemas puedan reducir las buenas perspectivas económicas para 2016.
Según se desprende del informe de la CEOE-Tenerife, en el segundo trimestre del año 2015, la economía canaria habría crecido un 0,6% respecto al trimestre anterior y un 2,6% respecto al mismo trimestre del año 2014. La demanda interna, en el que el gasto de las administraciones públicas toma el relevo al consumo privado, sigue siendo el motor del crecimiento al igual que sucedió en los dos trimestres anteriores. Sin embargo, el ritmo de la tasa de crecimiento comienza a ralentizarse y las expectativas para el segundo semestre del año son menos halagüeñas de lo que lo eran hace unos meses.

En cuanto al turismo, la patronal  estima que el número de turistas extranjeros experimentará un ligero crecimiento. de unos 150.000, durante 2015 (1,0%), mientras que los turistas españoles crecerán en 125.000  (8,1%). En conjunto, Canarias como destino turístico recibirá unos 275.000 turistas más (2,1%) que en 2014.  La economía española experimentará un mayor crecimiento que la canaria durante el año 2015. La renta disponible para consumo interno es mayor a nivel nacional que en Canarias, debido al diferencial de tasas de desempleo, lo que lastra las posibilidades de que el consumo privado se convierta en tractor de la actividad económica en Canarias.    Respecto al comportamiento del empleo, para el año 2015 se estima que, de acuerdo con la Encuesta de Población Activa (EPA), se crearán en Canarias unos 30.000 empleos (4,0%) respecto a finales de 2014, lo que supone una creación de quince mil puestos de trabajo adicionales en el segundo semestre del año, un periodo estacionalmente bueno para el empleo en Canarias. Los activos crecerán en 9.000  durante 2015, por lo que los desempleados se reducirán en 21.000.

En definitiva,  y siempre según las previsiones de la CEOE-Tenerife, 2015 es el año de salida inequívoca de la recesión, pero no de la crisis. La creación de casi 30.000 puestos de trabajo y un crecimiento del PIB en torno al 3% avalan lo primero. Un paro cercano al 30% de la población activa, certifican lo segundo.
Los bajísimos tipos de interés, el precio del petróleo y el incremento del crédito son causas exógenas, que están impulsando nuestra economía, Sin embargo, ni van a ser permanentes ni son suficientes para acercar nuestra economía a su potencial y encajar la tasa de desempleo en una senda hacia el 10%.  Para la CEOE, la economía, las instituciones y la regulación deben transformarse. Por tanto, la política no puede estar ajena al proceso de transformación, más bien al contrario, la debe liderar. Política, economía y sociedad deben ir de la mano. Por ejemplo, la economía necesita menos regulación y burocracia. Para ello los políticos tienen que cambiar leyes, decretos y órdenes, pero solo lo harán si gran parte de la sociedad lo entiende y lo demanda.  Y es en ese plano político, donde se abre el abanico de los miedos y esperanzas. Miedo a más encorsetamiento y burocracia. Esperanza de más inteligencia, simplificación y transparencia.