Canarias

Coalición Canaria avala a Oramas para el Congreso de los Diputados

Guadalupe González Taño, secretaria de Organización de CC, confirma que la dirigente nacionalista es su baza principal con vistas a las elecciones generales del próximo 28 de abril.
J.D./E.D. Santa Cruz de Tenerife
19/feb/19 6:25 AM
Edición impresa
 

J.D./E.D. Santa Cruz de Tenerife

El Comité Permanente Nacional de Coalición Canaria-Partido Nacionalista Canario avaló ayer la candidatura de Ana Oramas al Congreso de los Diputados. La decisión, tomada en base a la convocatoria de Elecciones Generales que está fijada para el próximo 28 de abril, se verá reforzada el 9 de marzo con el anuncio por parte del Consejo Político Nacional del resto de las candidaturas. "Tenemos claro que si ella no hubiera estado en el Congreso de los Diputados, Canarias no habría tenido una voz clara", declaró ayer por la tarde Guadalupe González Taño, secretaria de Organización de CC, en referencia a una elección que se ha realizado en base "al trabajo y, sobre todo, por el rendimiento que ha obtenido el Archipiélago a raíz de la gran labor desarrollada en Madrid".

Taño incidió en el hecho de hacer público "la eficacia de Oramas en el Congreso. En este sentido, dijo que "el esquema fundamental que vamos a utilizar en esta campaña va a girar en torno a la necesidad de votar a favor de Canarias, que el apoyo a los asuntos de las Islas se produzca de manera clara para contar en la legislatura que se va a abrir tras los comicios con una voz que esperemos sea lo más amplia posible: un grupo de personas del partido y con Oramas al frente", dijo antes de recalcar que "CC defenderá siempre la agenda canaria sin temor a que el problema de Cataluña se pueda convertir en un monotema".

González Taño, por último, dijo que "no solamente hemos sufrido los incumplimientos del gobierno socialista; también sufrimos los del Partido Popular cuando tenían una mayoría absoluta en el Congreso", censuró la nacionalista.

Ana Oramas (1959) es una pieza básica en el organigrama de Coalición Canaria. El rol que desarrolla en el Congreso de los Diputados es imprescindible para mover la sala de máquinas de la formación nacionalista y, por lo tanto, pocas eran las dudas que existían en torno a su liderazgo de cara a las elecciones del 28 de abril. A pesar de las múltiples combinaciones que se hicieron en torno a su persona -muchos han querido participar en un intercambio de cromos que nunca fue más allá de un entretenimiento informativo-, la exalcaldesa de San Cristóbal de La Laguna siempre fue la baza principal de CC en su lucha por mantener viva la agenda canaria en los alrededores de la Carrera de San Jerónimo. Oramas se ha convertido en una voz "incómoda" en el hemiciclo. Su voto ha sido estéril durante la breve etapa de Pedro Sánchez al frente de un ejecutivo de contrastes, pero esa circunstancia no limitó su radio de acción. Es una de las diputadas que más rendimiento saca a sus cortas intervenciones -la Asociación de Periodistas Parlamentarios reconoció su labor con el Premio Emilio Castelar al Mejor Orador 2018-, aunque en ocasiones se lleve un disgustó como el de la pasada semana, cuando en un rifirrafe con la ministra María Jesús Montero, responsable de la cartera de Justicia, realizó una apreciación poco acertada sobre los vecinos de las Tres Mil Viviendas de Sevilla. Sus disculpas no tardaron en llegar y, además, lo hizo en varias ocasiones. Oramas es una voz en singular que ha tomado el testigo del ya fallecido Luis Mardones Sevilla (1938-2018), durante años la única referencia del nacionalismo canario antes de que en el Congreso se multiplicaran las fuerzas de CC. Oramas, que anoche volvió a la capital de España señalada como cabeza de cartel de su partido, se ha mostrado especialmente activa a la hora de defender un sello personal. La lucha por sumar cada voto se presenta reñida, pero está dispuesta a vivir otra aventura en el extrarradio insular. Decir que será la última es jugar a adivinos. Sobre todo, si nos fijamos a la velocidad con la que se están sucediendo en España las distintas citas con las urnas de un tiempo a esta parte.