Criterios
EL TURISMO QUE VIENE, A EXAMEN ANTONIO PEDRO TEJERA REYES*

Tigaray y sus treinta años

28/jul/15 1:16 AM
Edición impresa

La educación es el remedio que ha de obrar en los tiempos sucesivos;

pues las flores sencillas que da el prado, con el riego oportuno y el cultivo,

suelen rendir después ricas simientes, que mejoran la especie e individuos.

José de Viera y Clavijo (1731-1813)

P ermanentemente venimos sosteniendo a través de nuestra actuación profesional el valor intrínseco que las señas de identidad de los pueblos tienen para la promoción de su desarrollo turístico.

Con este escenario de fondo, en las Islas Canarias (municipio de Los Realejos, isla de Tenerife) nació, ahora hace treinta años, la agrupación musical folclórica Tigaray, como una respuesta a la necesidad de ofrecer al visitante a las islas -esos más de doce millones de turistas al año- una visión popular de su expresión musical folclórica, con "su empeño en difundir la música popular del Archipiélago canario desde una perspectiva abierta y creativa. De ahí que sus habituales límites hayan ido concebidos a varios miles de kilómetros de la geografía estrecha que signó sus siempre ambiguas y azules fronteras". Reminiscencias estas que nos llevan a enraizar las raíces folclóricas de las islas, por ejemplo, con la jota aragonesa o las malagueñas andaluzas, para después prolongarse por toda esta América nuestra de forma permanente y sorprendente, en Cuba, Venezuela, Perú..., con su "palmero sube a la palma", hoy un canto tradicional incorporado permanentemente en las prestigiosas programaciones del folclore insular canario, con la incógnita sobre su nacimiento: si en la isla de La Palma, Canarias, o en algún lugar desconocido para nosotros de la inmensa nación americana.

Corría el año 1988 cuando el médico peruano Roberto Cornejo nos visitó en el Hogar Canario-Venezolano de Caracas, con el fin de programar la visita el grupo Tigaray a Venezuela. En nuestra calidad de director de Cultura de la citada entidad, tuvimos la oportunidad de ensamblar con él un programa en el cual casualmente incorporamos la presencia de una imagen de la Virgen de Candelaria que el Gobierno de Canarias enviaba para la sociedad de los canarios en Valencia (Estado Carabobo, Venezuela) y que durante una semana permanecería en nuestra sociedad caraqueña, recibiendo la bienvenida de sus socios y amigos.

El grupo Tigaray rindió homenaje a esta imagen con una brillante actuación en el salón principal del club, ante un emocionado público que les acogió con la mejor muestra de su aceptación y cariño.

Relacionar el folclore de las islas con un personaje único en su historia como lo fue José de Viera y Clavijo coloca sin discusión al grupo Tigaray dentro de la órbita del folclorismo experimental y de incestigación, lo cual está dejando su profunda huella en el acontecer musical no solo de Canarias en particular, sino en ámbitos mundiales, por el ejemplo que representa su paradigmática actividad.

José de Viera y Clavijo fue un personaje de Los Realejos que define el grupo Tigaray, en su publicación "Donde dijo Viera", como "una isla elemental sobre el océano en expansión en que se ha convertido la historiografía canaria... Su figura ha servido para poner rostro a un contexto tristemente irreal hasta su definitiva irrupción en el ambiente erudito de las islas: el desconocimiento empírico".

Fundamental ha sido la obra de Viera y Clavijo "Noticias de la Historia General de las Islas Canarias", sobre cuya pirámide el grupo Tigaray ha querido rendirle homenaje ensamblando una de sus propuestas más ambiciosas e ilusionantes, "con el sueño de edificar nuestro particular reconocimiento a este ilustrado canario, dando origen al espectáculo musical Donde dijo Viera, cuyo resultado es un atrevido programa en el que se combinan melodías, dramaturgia y danza, todo ello articulado en torno a la ingente obra científica y literaria de este famoso escritor".

Enjundiosa labor para ser imitada en otros lugares del mundo, donde la perspectiva de su folclore se pierde en las inmensidades del tiempo, y donde no faltan las historias y leyendas que pudieran ser la base de inspiración de estos imponentes espectáculos para revalorizar unas señas de identidad que nunca se deben de perder y que son uno de los más poderosos atractivos para el turismo en su versión cultural, que crece imparablemente cada día.

"Un amor en cada puerto" es el nombre elegido por Tigaray para dar forma a su nuevo espectáculo, un recital en que se darán la mano la música y la danza contemporánea, la historia y la literatura; la pasión y el mar. Todo ello persiguiendo el vibrante propósito de rendir tributo a una de las porciones menos conocidas de la historia de las Islas Canarias: su memoria ensoñadora, la vocación romántica de su gentes".

Otro proyecto imitable que surge de una sociedad que ha entendido cómo las expresiones folclóricas y musicales son una cultura que une a los pueblos, que se arraiga en lo más profundo de nuestro ser y nos lleva a evocar lugares y situaciones que recordamos por sus músicas, por sus expresiones folclóricas, por la calidez de las mismas, por los mensajes que sus letras encierran o la melancolía, o la alegría, que despiertan sus melodías.

Hoy, cuando Tigaray está cumpliendo treinta años de su existencia, hemos tenido ocasión de asistir a la sede que el grupo está construyendo gracias al apoyo municipal, al desvelo y a la benemérita contribución de todos sus componentes. Una obra grande desde cualquier punto de vista por el que se quiera mirar, en la cual se ve la muestra singular de unos personajes que bien merecen por su labor un reconocimiento público especial. Volveremos sobre el tema.

*Del grupo de expertos de la Organización Mundial del Turismo, de las Naciones Unidas (ONU)

EL TURISMO QUE VIENE, A EXAMEN ANTONIO PEDRO TEJERA REYES*