Santa Cruz de Tenerife
EN POCAS PALABRAS EMILIO RACIONERO MENASALVAS

Deshonor

18/feb/17 5:44 AM
Edición impresa

Es lo que, en mi opinión, le cabe a quien fue "Muy honorable presidente de la Generalitat de Cataluña", don Artur Mas. Digo esto por su actitud en el banquillo, ante el juez, al pasar la responsabilidad de lo acontecido en aquella "consulta" del 9N a los "voluntarios". Supongo que también a los directores de los colegios de enseñanza, abiertos para constituirse en "colegios electorales", a quienes el antes honorable los debe de considerar "voluntarios" porque, al decir de su consejera de Educación, nadie les ordenó o sugirió abrir los colegios para aquel fin.

A más a más, más deshonor le cabe al Sr. Mas por lo que dijo el día 14 en relación con el acoso a que se vio sometida la fiscal por parte de algún miembro de la cohorte que le acompañó hasta el juzgado en indubitado "escrache" a la judicatura. ¿Estaba en aquella fiesta la Sra. Colau? Ella sí que sabe de hacer "escraches"; tanto, que le sirvió para hacerse con la alcaldía de Barcelona.

Respecto al acoso a la fiscal, el actual "Muy honorable presidente", Sr. Puigdemont, ha dicho que "la fiscal, como cargo público que es, también está sometida a la crítica". Y estos individuos tienen o han tenido el tratamiento de "Muy honorable". Vergüenza debería darles si la tuviesen.

Dice la Real Academia Española del adjetivo "honorable": 'Digno de ser honrado y acatado' ¿Son acreedores a ese tratamiento los individuos citados? Sinceramente, creo que no. Claro que, a lo peor, el término "honorable" tiene otro significado en la lengua catalana. O ellos le otorgan acepción distinta a lo que la Real Academia Española dice, por ese antiespañolismo que les pudre las vísceras.

De cualquier forma y visto desde el "español", idioma hablado por unos quinientos millones de habitantes del planeta, el término "honorable", como tratamiento a los presidentes de la Generalitat de Cataluña, ha venido sufriendo gran desprestigio desde que comenzase a ostentarlo don Jordi Puyol (no podemos olvidar el asunto de Banca Catalana, que se ocultó a la justicia por obra y gracia de Felipe González, ni los múltiples 3%). Una imagen se me hace presente: el muy honorable Sr. Tarradellas saliendo de su tumba y corriendo a gorrazos a estos individuos por lo que han venido haciendo a Cataluña.