Criterios
EFRAÍN MEDINA*

El Carnaval que me hizo volver

3/mar/19 6:35 AM
Edición impresa

En los Carnavales del año 1987, yo vivía en Venezuela pero por coincidencias del destino o de la casualidad, ese año, en los Carnavales, vine a Tenerife a ver a mi familia y a disfrutar de la tierra que tanto añoraba.

Fueron mis tíos y mis primos los que me invitaron a la gala de la reina del Carnaval que se celebraba en la plaza de toros, con una enorme corona en el centro del escenario y yo, que me fui en 1975 a Venezuela y muy joven , no recordaba prácticamente nada del Carnaval, salvo los disfraces que nos hacían con cuatro retales para lucirlos en el casino de Vallehermoso conocido como "la sindical".

Cuando en ese Carnaval de 1987 empecé a disfrutar las comparsas, las murgas, los trajes de candidatas a reina, la música, el ritmo y todo lo que envuelve la fiesta de la máscara, me entró tal emoción, que creo que se me puso la piel de gallina durante horas y sencillamente me quedé inmóvil en el asiento de cemento del que fuera el coso taurino de la ciudad.

Aún recuerdo la voz que anunciaba la reina. Era el gran maestro César Fernández Trujillo y con quien, años después, me uniría una relación de cariño y de amistad.

Recuerdo como si fuera hoy mismo cuando dijeron el nombre de la reina del Carnaval de ese año: Mónica Raquel Estévez Martín con la fantasía de Leo Martínez titulada Tajaraste. A Mónica la conocí posteriormente y tengo una preciosa foto dedicada por ella, porque para mí es un auténtico icono del Carnaval y de vida.

Me llega a la mente en ese año 1987 a un joven Leo Martínez dando saltos de alegría. ¡Qué disgustó se llevó Leo y todos los que rodeábamos la carroza cuando esta frenó en seco y la fantasía Tajaraste se impulsó hacia atrás! Muchos pensamos que Mónica había sufrido un accidente, pero se levantó, se puso el tocado, que me imagino pesaba lo suyo, y dijo: "No pasa nada, venga que arranque esta carroza ya". Yo lo escuché perfectamente y me recuerdo acompañando, casi corriendo, a la recién elegida reina del Carnaval que la llevaban hasta la plaza de España.

Leo Martínez fue, es y será un auténtico inspirador del Carnaval, con múltiples reinas y un derroche de imaginación que ahora aplica al vestuario de teatro y de ópera. El trabajo de Leo y de tantos diseñadores del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife es simplemente impagable.

Ese año, un impoluto y feliz alcalde, Manuel Hermoso, subiría a entregarle el cetro a la reina. A Manuel, siempre le ha caracterizado su elegancia y su corrección política. Manolo, como le dicen sus amigos, ha dejado en la política grandes compañeros en todas las filas. Quién me diría a mi que, una década y media después, seria Manuel Hermoso, entre otros, el que me animó a presentarme como concejal en el municipio de Candelaria. Yo le agradezco a Manuel Hermoso su confianza y su apuesta. Le tengo un gran aprecio mucho más allá de la política. Es que tengo que nombrarlo porque forma parte inequívoca de ese Carnaval.

Y siguiendo con el Carnaval del año 1987, yo fui detrás de la carroza que llevaba a Mónica por todas las calles de Santa Cruz, y, esa misma noche, ya había verbenas en la plaza de España.

Ese año me comí el primer bocadillo de tortilla en La Garriga. Los 15 días siguientes, antes de volver a Venezuela, pasaría diariamente a por mi exquisitez con sabor a La Garriga, que para mí fue un auténtico descubrimiento.

Y ya cuando llegué a Venezuela, me entró una enorme nostalgia y comencé a preparar mi regreso. Mi objetivo era "regresar definitivamente" a mi tierra como así hice en el año 1989, cuando se sucedió el famoso Caracazo con cientos de muertos y miles de desaparecidos. En ese momento decidí volver. Unos años después comenzaría la pseudorrevolución, que nos ha traído hasta esta espantosa situación.

Siempre le digo a Leo y a Mónica que quizá fueron ellos los responsables de mí decisión de volver nuevamente a mi tierra. En ese año vino Celia Cruz y la Billo's Caracas Boys y casi toda la Isla acudió a la plaza de España. A veces pienso que fue el espíritu del Carnaval quien me hizo regresar. Por eso para mí, la eterna reina del Carnaval será Tajaraste.

*Vicepresidente y consejero de Desarrollo Económico del Cabildo de Tenerife

EFRAÍN MEDINA*