Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Puigdemont llega a la Generalitat para presidir un Consell Executiu extraordinario leer

Un cuentometraje que mantiene el corazón en un puño

Roberto Chinet ha escogido la playa de Benijo como localización por la existencia de dos grandes rocas que en su imaginario personal se asemejan a un gigante y a una sirena.
Benjamín Reyes
28/dic/15 6:21 AM
Edición impresa

E n plena madrugada, Marcos emprende su aventura: llegar hasta la habitación 23 sin que nadie lo vea, con la única intención de leer un cuento que ha escrito para una mujer que está en coma profundo. Pero la empresa no será fácil para un niño de doce años enfermo de leucemia, con una pierna amputada y que se desplaza en silla de ruedas.

Este es el argumento del "cuento metraje", de 25 minutos, "El gigante y la sirena", que Roberto Chinet dirigirá en verano del 2016 en diversas localizaciones de la geografía tinerfeña y herreña, y que centra su mirada en esa delgada línea que separa la vida de la muerte desde el punto de vista de un niño. "Mi intención es abordar el tema de la muerte desde el realismo mágico, que se ha convertido en una seña de identidad de mi filmografía", afirma Chinet, que ha dirigido cortometrajes anteriores como "Novilunio" (2007), "Limerencia" (2011) o el premiado "Estrella" (2014).

"El gigante y la sirena", dice Chinet, que ejerció labores de vídeo asistente en la superproducción "El perfume" (2006), "es un cuento visual que está dirigido a los adultos desde la inocencia de un niño. De tal manera que presenta diferentes niveles de lectura. Los niños podrán entender una cosa y los adultos otra. Su final será abierto, de tal manera que cada espectador deberá de terminar la historia en su cabeza".

El cine de Roberto Chinet va a contracorriente de dar todo masticado al espectador. "Cuando escribo una historia pienso en lo que a mí me gustaría ver. No creo que ningún autor haga las películas pensando en el público. Esta relectura del mito de Orfeo, en la que no se dirige al inframundo, sino al mar, es una invitación a entrar en un mundo mágico", especifica. "Es una historia universal -prosigue- porque habla de la esperanza de cualquier enfermo. En esos momentos de enfermedad, propia o de un familiar, todos buscamos referente para sobrellevar esa situación".

La luz de "El gigante y la sirena" desempeña un valor narrativo que "simboliza la esperanza", aclara el guionista y director tinerfeño. "La historia real transcurre desde la noche al amanecer y la fantasía desde el amanecer al atardecer", aclara. Asimismo, está previsto el uso de una cámara dron para los planos aéreos. "Será una forma de mostrar que salimos de la realidad y nos sumergimos en el mundo de la fantasía", puntualiza.

Las localizaciones de "El gigante y la sirena" incluyen la evocadora playa de Benijo, tramos de la carretera de Punta de Teno, la casa de la Gordejuela en Los Realejos, una gasolinera en Buenavista del Norte y un hospital en Icod de los Vinos, así como los fondos marinos de La Restinga, en El Hierro.

Roberto Chinet ha escogido la playa de Benijo por la luz natural de este paraje sin par, así como por la existencia de dos grandes rocas que en su imaginario personal se asemejan a un gigante y a una sirena. El gigante será interpretado por Antonio de la Cruz (2 metros y 7 centímetros) y la sirena por Aïda Ballmann (1 metro y 70 centímetros). Sobre la elección de actores, Chinet arguye: "Escribí esta historia pensando en Antonio. Y he tardado casi un año en concluirla. Aïda es la actriz ideal para el personaje de la sirena porque está muy relacionada con su apariencia física como con su forma de ser. El personaje del enfermero recaerá en Francisco Vera. Para el rol del niño convocaremos un castin hacia el mes de mayo".

Para Antonio de la Cruz este papel es un acicate ya que será su primer personaje protagónico. "Este gigante es un guía espiritual, que hasta cierto punto está en consonancia con mi forma de ser. Se suelen fijar en él por su estructura física, pero detrás de su apariencia existe un trasfondo espiritual. Lo que más me atrae de este personaje es que representa un puente entre dos mundos: la vida y la muerte. Mi personaje no sabe si es real o ficticio", expone el actor canario, que acaba de rodar un fragmento del largometraje "Maniac Tales" ("La visita"), que se presentará en el próximo festival de Málaga, y en el que se mete en la piel de un padre de una niña con características especiales. "2015 ha sido profesionalmente un buen año para mí, ya que he rodado en Lisboa y Praga proyectos internacionales como el largometraje "The Great Mystical Circus", en el que interpreto a Rodolfo, un forzudo de circo con mucha profundidad psicológica, que se estrenará en el mes de mayo en Cannes, y un capítulo de la serie británica "Hooten & Lady", en la que encarno a Dante, un mafioso ruso", manifiesta Antonio de la Cruz, que está haciendo denodados esfuerzos para que se le reconozca no solo por su físico, sino por su valía actoral. "Todo lo que me planteo son retos. Se trata de dar vida a todo tipo de personajes", apostilla.

Por su parte, Aïda Ballmann, actriz herreña de origen alemán, quiere ser la sirena de esta historia "porque me fascina el mundo acuático". "Siempre acepto papeles que me aporten algo personalmente y que me obliguen a abordar diferentes roles", comenta la intérprete, que en estos momentos se encuentra rodando la serie "Lo que escondían sus ojos" para Tele 5, una serie de época en la que encarna a una institutriz alemana. Para meterse en el papel se explica a sí misma que Lavinia en realidad es una prostituta que está huyendo, que es vulnerable y que tiene un encuentro extraño con un desconocido que le transmite esperanza. "Busco las características de la personalidad del personaje. La veo frágil y por lo tanto busco imágenes que me transmitan fragilidad. He vivido situaciones de violencia psicológica que se las transmitiré al personaje", arguye Ballmann.

El plan de producción, que se desarrollará a tres bandas entre Novilunio Producciones, Hugo Serra (asesor de producción ejecutiva) y Rumén Justo (asesor financiero), comenzará, previsiblemente en mayo del próximo año, con la preproducción, que englobará el casting para elegir al infante; y proseguirá en verano con el rodaje, que se prolongará durante una semana.

La posproducción, que se llevará a cabo entre octubre y noviembre, incluirá el montaje final, los efectos digitales (a cargo de los integrantes The Ocean Brothers, especialistas en producciones subacuáticas) o la incorporación de la música original.

El último paso será la promoción del cuentacuentos "El gigante y la sirena" en los festivales de cine del circuito nacional e internacional. A partir de hoy se podrá ver el "teaser" del filme en el perfil de Facebook del proyecto y en el enlace www.novilunio.es/elgiganteylasirena.