Santa Cruz de Tenerife
ARQUITECTURA

La vibrante biblioteca de Stuttgart

Dulce Xerach
28/feb/16 24:33
Edición impresa

En plena segunda década de este siglo XXI conviene comenzar a preguntarse si las bibliotecas, tal y como las conocimos, siguen teniendo razón de ser en un mundo digitalizado como el nuestro donde toda la información está en la nube y atraviesa el planeta por redes invisibles a una velocidad de vértigo. Esto mismo se preguntaron en Alemania. La antigua biblioteca central de Stuttgart en el Wilhelmspalais fue considerada una de las bibliotecas más modernas del país cuando fue construida. A principios de 1990, sin embargo, se hizo evidente que pronto alcanzaría sus límites en términos de espacio así que en 1997 la ciudad decidió planificar el futuro, creando la oportunidad para dotar a la misma de un nuevo edificio en Mailänder Platz y así crear una nueva institución educativa y cultural vibrante y luminosa.

En octubre de 2011, la nueva biblioteca de la ciudad de Stuttgart fue inaugurada después de casi tres años de construcción. El diseño, realizado por el joven arquitecto coreano Eun Yi, creó una estructura monolítica sorprendente de hormigón blanco y bloques de vidrio esmerilado que se ilumina de azul al atardecer, con nueve pisos sobre el suelo y dos niveles subterráneos. A una altura de 40 m, sobre los edificios adyacentes, establece nuevos estándares de arquitectura, y también pone de relieve la importancia de la biblioteca en la ciudad como centro intelectual y cultural. La envolvente del edificio es una fachada doble que ofrece un nivel de bloques de vidrio en un color gris claro con marco de hormigón visto que actúa como una envolvente térmica de la otra fachada interior. El espacio entre las dos fachadas se puede utilizar como una pasarela para pasear y observar la ciudad y se ilumina en tonos de azul en la noche.

El edificio, con 20.000 m2 de superficie construida, ofrece amplias plantas abiertas. El vestíbulo es un austero cubo blanco, de cuatro pisos de altura en el centro del edificio, que está iluminado por una claraboya central y es accesible desde todos los lados a través de cuatro aberturas; es como un monolito vacío que tiene una intención filosofal de representar la inmersión en el verdadero conocimiento y la deceleración necesaria para enfrentarse a ello. A partir de aquí los visitantes de la biblioteca comienzan su visita de escalera en escalera, rodeados de un blanco puro y perfecto o toman el ascensor hasta el nivel ocho, y comienzan un lento descenso. La biblioteca contiene aproximadamente 500.000 elementos multimedia, una gran sala de lectura tradicional la cafetería en el último piso y un foro de eventos culturales en el sótano.

Por supuesto la biblioteca de Stuttgart tiene de todo en soluciones integrales, eficientes y fiables para la protección contra incendios, la tecnología de seguridad, distribución de energía, y la iluminación. Y como todo edificio alemán que se precie de serlo, impresiona con la amplia cartera de soluciones tecnológicas que se han probado en este caso: 200.000 metros de cables de electricidad, 150.000 metros de líneas de datos, fibra óptica de primera calidad, etc., pero lo más inspirador del lugar es la sensación que se tiene de estar en una biblioteca única, rodeados de conocimiento global, conectados al mundo y a la vez solos con nuestra pequeña humanidad de intereses personales y especiales, una experiencia especial. Rodeados de la literatura que miles de creadores han puesto a nuestra disposición para ayudarnos a ser mejores personas.