Santa Cruz de Tenerife

"Solterona": una provocación literaria

Patricia Escalona, editora de este ensayo, afirma que "la batalla de hoy está en los micromachismos. Nadie se atreve a decir abiertamente que no quiere los mismos derechos, pero aún quedan cavernícolas".
Jorge Dávila (@davilatoor)
28/sep/16 5:59 AM
Edición impresa

H abla con pasión de un oficio que conoce desde hace más de dos décadas, de un universo donde el papel y las nuevas tecnologías conviven en busca de lectores. El título que ayer la trajo a la Librería de Mujeres de la capital tinerfeña lleva la firma de la estadounidense Kate Bolick y se ha convertido en un manifiesto que ha dinamitado los convencionalismos que existen alrededor del matrimonio. "Es un libro feminista que plantea que ese no es un estado por el que hay que pasar obligatoriamente", avanza Patricia Escalona sobre un proyecto que se convirtió en el hilo conductor de un encuentro con lectores en el que también participó la escritora Carmen de la Rosa.

Bolick impulsó "Solterona" a partir de un censo de Estados Unidos de 2013 del que extrajo que 105 millones de personas de 18 años o más nunca se habían casado, divorciado o enviudado. "Estar soltera no es un estado que se pasa entre parejas... Vivir en solitario también es una opción para disfrutar la vida en libertad", asegura Escalona sobre un texto que destierra cualquier partícula de dolor cuando llega una ruptura. Kate lo dejó con su novio a los 28 años, pero tardó otros diez en levantar los cimientos de "Solterona".

"No es un libro de autoayuda", aclara Escalona en un instante de la conversación en el que se distingue una rendija por la que se suelen colar aventuras editoriales donde el factor psicológico domina la escena. "Las referencias de autoayuda siempre están de moda. Sobre todo, cuando aparecen las dudas y los problemas... Normalmente solemos recurrir a nuestro círculo de amistades más próximo, pero cuando aparece un manual que habla de ello parece que todo tiene un poco más de entidad. En el capítulo de autoayuda hay cosas que son más respetables que otras, pero Solterona está basado en unas experiencias propias", desvela sobre un viaje emocional que deja al descubierto situaciones reales vividas por Edna St. Vincent Millay, Maeve Brennan, Edith Wharton, Neith Boyce y Charlotte Perkins Gillman. Estas cinco durmientes son decisivas a la hora de levantar la voz.

Esa cualidad (la voz de Bolick) es lo que más valoró la editora de Malpaso cuando se decidió a dar vía libre a "Solterona". "Antes de la promoción habíamos hablado muy poco, pero enseguida me di cuenta de que había una buena sintonía entre nosotras. Era como si estuviera compartiendo algo con una compañera de la universidad y esa naturalidad se aprecia con nitidez en el ensayo", sostiene en un punto en el que aparece la cuestión feminista. "Todavía quedan muchas conquistas por realizar, pero es indudable que la situación ha cambiado para mejor si nos comparamos con las feministas de primera generación... Lo que sí me parece importante es encontrar lectores entre los hombres para que puedan tener una mejor valoración del comportamiento que les ofrecen a las mujeres que están a su lado: su novia, su madre, su hermana, su tía o su ex... Esa reflexión hay que hacerla".

Escalona no oculta el carácter provocador que destila "Solterona". A partir de ese posicionamiento considera oportuno remarcar que "la batalla de hoy está en los micromachismos. Nadie se atreve a decir abiertamente que no quiere los mismos derechos, pero aún quedan cavernícolas. Ahí fuera hay más de un imbécil que no le importa quedar como un estúpido por no querer defender una situación de igualdad en el plano económico, político o social", enumera sin olvidar que algunos de los testimonios que ilumina Kate Bolick están salpicados por la violencia machista y los malos tratos psicológicos. "Ese es un mal que se ha extendido en toda la sociedad y que tiene graves consecuencias en el ámbito financiero y laboral".

Evitar caer en la frivolidad es, sin duda, uno de los ejes fundamentales de un título que en los Estados Unidos generó polémica y cuyo contenido se hizo viral a toda pastilla. "Creo que hubo un error importante a la hora de presentar a Kate Bolick, que es una mujer atractiva, como demasiado femenina y sugerente... En España optamos por una propuesta menos escandalosa en la que se ve a una sirena leyendo unos libros", dice Escalona justo antes de desligar las páginas de "Solterona" del universo de Carrie Bradshaw.

"Este libro no tiene nada que ver con la frivolidad que nos venden en Nueva York... Es posible que alguien quiera establecer alguna conexión, pero no existe", acentúa antes de recurrir a un ejemplo muy literario. "Durante años las mujeres hemos admirado a la figura de Virginia Woolf como un ejemplo casi exclusivo, pero en Solterona se potencian valores asociados a la creación literaria, la sociología, el periodismo... Otro de los puntos fuertes del libro es poder extrapolar los datos que Kate encuentra en Estados Unidos con el modelo capitalista que domina a la sociedad europea", apostilla sobre una edición muy cuidada en la que domina el azul celeste, casi verde, y el negro. "Hay un interés intencionado por crear un producto atractivo que llame la atención de los lectores. En el caso de Solterona coinciden una buena propuesta editorial y un diseño que no pasa desapercibido".

Autora: Kate Bolick.

Título: "Solterona".

Editorial: Malpaso.

Páginas: 341.

Patricia Escalona

Editora de "Solterona" / Malpaso