Santa Cruz de Tenerife
FESTIVAL MÁLAGA

Hugo Silva y Rossy de Palma, una pareja inusual en "El intercambio"

Málaga, EFE
23/mar/17 15:43 PM
eldia.es

El director Ignacio Nacho (c) posa junto a los actores Hugo Silva (i), Natalia Roig (2i), Mara Guil (3i), Rossy de Palma (3d), Pepón Nieto (2d), y el productor, Dylan Moreno (d), tras presentar la película "El Intercambio" fuera de concurso en el XX Festival de Cine en Español de Málaga./JORGE ZAPATA (EFE)

Hugo Silva y Rossy de Palma forman una pareja inusual en "El intercambio", una comedia dirigida por Ignacio Nacho en la que comparten reparto con Pepón Nieto y Natalia Roig y que se ha presentado hoy fuera de concurso dentro de la sección oficial del Festival de Cine en Español de Málaga.

Uno de los protagonistas es Jaime (Pepón Nieto), un hombre que no ha conseguido nada importante en la vida pero que es considerado un profeta por su mujer, Eva (Natalia Roig).

Ante la insistencia de Jaime y con el objetivo de revitalizar su relación, Eva le regala por su aniversario un intercambio de parejas, y contactan por internet con un hombre y una mujer (Hugo Silva y Rossy de Palma), que no son como ellos esperaban.

Ignacio Nacho ha asegurado hoy que, pese a algunas referencias locales, ha escrito una historia "con carácter atemporal e internacional", porque le da "miedo" que las películas "envejezcan y se acoten".

Además de estas dos premisas, intenta siempre que sus proyectos sean "ejecutables desde el punto de vista económico", algo que cumplía esta historia, que también ha tenido una versión teatral.

Pepón Nieto vio en el guión "algo totalmente distinto y un punto de vista muy especial, porque no es una comedia al uso y no obedece a muchas normas de la comedia".

"Es difícil definirla, y para mí es una comedia lúgubre, muy oscura, que da miedo", ha añadido Nieto, que cree que su personaje "pasa por muchos sitios".

Por su parte, Hugo Silva se impone siempre la premisa, cuando lee un guión, de que "cada diez páginas" le tiene que "enganchar", y con éste empezó a reírse desde la primera secuencia, y Rossy de Palma asegura que no necesitó ninguna inspiración para su personaje de dominadora, porque, cuando le pusieron el vestuario, "vino ella sola".