Santa Cruz de Tenerife

Un güimarero que ayudó a liberar París de los nazis durante la II G.M.

El canario Miguel Campos fue un combatiente de la compañía francesa La Nueve, en la que dirigió una de sus secciones, un verdadero héroe que fue protagonista de diversas hazañas.
Raúl Gorroño, S/C de Tenerife
10/sep/17 6:49 AM
Edición impresa

Miguel Campos Delgado (Güímar, 1912) fue un personaje histórico que dejó su huella en los anales de la lucha contra los alemanes durante la II Guerra Mundial (II G.M.), contra los que combatió en la compañía francesa La Nueve de la División Blindada Leclerc, con la que contribuyó a liberar París de los nazis el 24 de agosto de 1944, el principio del fin de Hitler, entre otras hazañas que consiguió con sus hombres.

El pasado miércoles fue el protagonista de un sencillo homenaje-recuerdo que se le tributó en su villa natal, con la presencia de su hija Teresa y sus nietos, muy orgullosos de su padre y abuelo, la periodista canaria Eliane Ortega, que escribió un esclarecedor artículo sobre Campos, y la alicantina Evelyn Mesquida, autora del libro "La Nueve. Los españoles que liberaron París". Esta escritora también impartió una conferencia en el Instituto de Estudios Canarios de La Laguna bajo el título "Miguel Campos: un héroe canario en la Segunda Guerra Mundial".

Este valiente soldado tinerfeño, que siempre luchó por la libertad de sus semejantes y contra las dictaduras, fue un "personaje extraordinario y estamos intentando descubrir más sobre él. He venido para conocer a su familia, para traer y rescatar un poco de su memoria aquí, en Tenerife. Fue un extraordinario combatiente de una de las compañías de La Nueve que recibió varias medallas militares. En todos los libros donde se escribe algo de La Nueve, el personaje de Campos es esencial. Si hubiera sido americano seguro que ya habrían hecho muchas películas sobre él", puntualizó Mesquida.

Esta investigadora del papel que jugaron los españoles durante la II G.M. destacó que pocos franceses recibieron las medallas que le concedieron a Campos por su probado coraje y sus estrategias de lucha, propias de un verdadero guerrillero al que apreció, sobre todo, el medio centenar de hombres que estuvieron bajo su mando.

"Cuando estaba en Normandía, antes de llegar a París, hizo una incursión con su sección, apresó a ciento veintinueve soldados de las SS y liberó a nueve americanos que tenían cautivos".

También relató otra hazaña de este oficial que describe su valor. "Su compañía era capaz de hacer las cosas más difíciles, como guardarse granadas en los bolsillos y llegar con un pequeño grupo hasta los mismos tanques alemanes y tirar las granadas dentro de los mismos. Esto lo hacía siempre yendo delante de sus hombres. Él salía en cabeza y sus hombres le seguían adonde fuera".

El libro de Mesquida, que fue corresponsal de la revista Tiempo en París durante treinta años, se centra en La Nueve, integrada en su mayoría por republicanos españoles que huyeron a Francia tras combatir en la Guerra Civil española.

Al parecer, Campos fue obligado a ir al frente con las tropas de Franco, pero se pasó al bando republicano, donde también fue jefe de una sección. En 1939 salió en barco desde Valencia hacia Argelia. Después fue conducido junto a otros compatriotas a campos de concentración franceses, de donde consiguió huir e integrarse en las tropas de la Francia Libre de Degaulle.

Tras dieciocho años acumulando información de diversas fuentes para escribir su libro sobre La Nueve, su origen, sus hazañas, entre otros aspectos, Mesquida descubrió a varios personajes muy valorados, entre ellos Campos.

El motivo que la animó a hacer este trabajo era que los franceses no habían reconocido el papel de los españoles en la liberación de París. En Francia se celebraba este acontecimiento todos los años los días 25 y 26 de agosto, cuando en realidad todo empezó el 24 de agosto, noticia que recorrió todo el mundo.

"Descubrí en los archivos franceses que la primera tanqueta que entró en la plaza de la alcaldía de París se llamaba Guadalajara, de La Nueve. A continuación llegó la de Campos. Estaban en las fotos y esa fecha había sido totalmente olvidada, porque hasta entonces se consideraba que las tropas que liberaron tenían que ser francesas. Hoy en día esa fecha se conmemora en el Jardín de los Combatientes, frente al ayuntamiento de París, setenta años después de su liberación. Esa gente se lo merecía", matizó con orgullo.

El acontecer de Miguel Campos, jefe de la tercera sección de La Nueve, permanece en parte "escondido" en las entrañas de la historia, sobre todo el periodo comprendido entre los años 1944 y 1952, cuando el Gobierno francés le escribió una carta a su esposa en la que le comunicaba su muerte en combate por Francia. "Esa es la principal laguna sobre su biografía. Hay que rescatar su memoria y, por suerte, tengo entendido que hay varios historiadores canarios interesados en su figura".

Evelyn Mesquida

periodista y autora de un estudio sobre la nueve