Santa Cruz de Tenerife

Canarias se une a otras tres regiones para defenderse del decretazo comercial

El Gobierno autónomo toma esta decisión porque entiende que el Estado "se extralimitó" a la hora de regular el sector comercial. Se coordinará con el resto de comunidades para fijar la línea a seguir.
EL DÍA, S/C de Tenerife
1/sep/12 1:20 AM
Edición impresa

La Consejería de Empleo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias se coordinará con las comunidades autónomas de Andalucía, Cataluña y Asturias para "defender" sus competencias en la tarea de regular el sector comercial frente a las decisiones desarrolladas por el Estado.

El director general de Comercio y Consumo del Gobierno de Canarias, Gustavo Matos, explicó en una nota de prensa que las cuatro autonomías acordaron establecer un frente común contra la política desarrollada por el Gobierno central en relación al sector comercial. "El Gobierno, con la aprobación del Real Decreto Ley 20/2012, se ha extralimitado", opinó.

"Los servicios jurídicos de las cuatro comunidades coinciden en que se han invadido competencias autonómicas", recalcó el director general, quien por otro lado recordó el anuncio realizado por la consejera de Empleo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Margarita Ramos, de que se abrirá un proceso de diálogo con el sector comercial de las Islas para consensuar medidas que permitan amortiguar los efectos negativos del real decreto ley en materia de liberalización comercial.

Por último, Matos manifestó que las últimas decisiones del Ejecutivo español "perjudican en aspectos como las aperturas en domingo, los períodos de rebajas o la determinación de zonas de afluencia turística, que son asuntos estratégicos".

Horarios comerciales

Hace solo unas semanas, Matos anunció que Canarias ampliará a diez los días festivos en los que abrirán los grandes comercios, frente a los nueve actuales, como consecuencia de la nueva regulación de horarios comerciales. A su juicio, esta nueva normativa invade competencias autonómicas e impone una modificación que perjudica tanto al sector como al consumidor y, especialmente, al pequeño comercio.

Todas las comunidades autónomas están obligadas a modificar la normativa para evitar la liberalización total, pues, de no cumplirse las directivas, sería aplicada.

Esta liberalización, en este momento, solo supondría "el tiro de gracia al pequeño comercio, porque con ese colchoncito que todavía le queda al consumidor le pones a su disposición las grandes superficies, con los horarios que manejan, pues irá y se gastará el dinero ahí porque las pymes no pueden competir", reconoció.

En referencia a la modificación de los horarios comerciales, estos llegan también en un momento en el que el consumo ha decaído mucho como consecuencia de la crisis económica y una menor renta disponible por parte del consumidor, por lo que la apertura de más días festivos no beneficia al consumidor, según Matos.

El director general de Comercio del Ejecutivo autónomo también ha asegurado que la propuesta del Estado para liberalizar los horarios comerciales es el primer paso hacia la puesta en marcha de "un traje a medida para las grandes superficies".