Economía

La subida del salario mínimo frena las contrataciones de los autónomos

Los costes por trabajador aumentan entre 3.000 y 4.500 euros anuales Se estanca el crecimiento en el primer trimestre en Canarias El empleo cae un 1,1% hasta marzo.
R. Acosta, Las Palmas de G.C.
16/abr/19 6:35 AM
Edición impresa

R. Acosta, Las Palmas de G.C.

La subida del salario mínimo interprofesional (SMI) ha puesto en jaque a los autónomos. Más costes laborales, menos contrataciones y ralentización de su crecimiento son algunas de las consecuencias que ha supuesto el incremento de 750 a 900 euros que entró en vigor el pasado 1 de enero. Canarias lideró el año pasado el aumento de los autónomos con una subida del 4,3%, por delante de Madrid (3,2%), Baleares (3,2%) y Andalucía (3,1%), pero en el primer trimestre del año el crecimiento se ha estancado -0,4%- y el desempleo en el sector ha subido un 1,1%.

El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) en Canarias, Juan Carlos Arricivita, explica que incrementar el SMI un 22% de golpe supone un encarecimiento de unos 3.000 euros brutos por cada trabajador de baja cualificación y de hasta 4.500 euros si es titulado superior. "Para microempresas de dos o tres trabajadores la subida de los costes puede ser de entre 9.000 y 10.000 euros", advierte. En tres años los incrementos aplicados han subido un 34%.

El impacto más inmediato es que se han frenado las nuevas contrataciones, mientras que en los dos primeros meses del año se produjo un aumento de las bajas de autónomos. Según Arricivita "los políticos hablan y legislan pero los que pagan las nóminas son los empresarios", por lo que se han visto obligados a reducir jornadas, no contratar o prescindir de los empleados más recientes o eventuales.

El presidente de ATA Canarias no está en contra de que se suba el SMI, pero de forma paulatina para que los autónomos puedan ir absorbiéndolo poco a poco en sus costes laborales. Aunque en las Islas siguen incrementándose los trabajadores por cuenta propia, "una cosa es generar autónomos y otra bien distinta es crear empleo, algo que no se está haciendo ante esta subida desorbitada".

Tanto Arricivita como el presidente de la Confederación Canaria de la Pequeña y Mediana Empresa (Cecapyme), José Juan Socas, consideran que se trata de una medida "electoralista" porque no era el momento de adoptar una decisión de estas características en un contexto de desaceleración e incertidumbre como en el que está España y Europa.

Socas también percibe una caída de las contrataciones entre los autónomos y micropymes asociadas a la sectorial y recuerda que el pacto al que se había llegado era que el incremento del SMI fuera gradual para evitar un "batacazo" en las empresas. El presidente de Cecapyme advierte que las grandes empresas pueden soportar mejor una medida de este tipo, pero la mayor parte del tejido productivo en Canarias son autónomos y pymes, que se ven sujetos a decisiones que repercuten directamente en el incremento de los costes laborales.

Los últimos datos reflejan que en Canarias hay poco más de 126.000 autónomos. En el periodo interanual entre marzo de 2018 y marzo de 2019 el aumento de los autónomos ha sido del 3,3%, con un aumento neto de 4.073 en el último año.

Por contra, desde los sindicatos de clase se ve de forma diferente la repercusión de la subida del SMI. El secretario de Política Social de CCOO Canarias, José Antonio ?Fariña, afirma que después de los tres meses transcurridos del año no se puede concluir que esta medida haya destruido empleo, aunque sí admite que en las microempresas ha tenido más efectos negativos si no están sujetas a un convenio colectivo. Para el dirigente sindical, este aumento forma parte del acuerdo alcanzado a nivel nacional entre la patronal y los sindicatos para alcanzar un salario mínimo anual de 14.000 euros anuales, lo que supone alcanzar al menos el SMI aprobado.