Internacional

Las revueltas populares en el Tíbet dejan al menos dos muertos

Los disturbios registrados en la capital son los peores en las últimas dos décadas. Los jefes de Estado de la UE condenan la actuación del Gobierno chino y reclaman la inmediata puesta en libertad de los manifestantes detenidos.
EFE, Pekín
15/mar/08 19:37 PM
Edición impresa

EFE, Pekín

Al menos dos manifestantes murieron a consecuencia de los disparos efectuados por la Policía china durante los disturbios que ayer se registraron en la capital tibetana de Lhasa, los peores en casi dos décadas, según informó la emisora Radio Free Asia (RFA).

Al parecer, diversos testigos citados por la emisora estadounidense vieron dos cadáveres en la zona céntrica de Barkor, mientras informaciones no confirmadas hablan de una cifra más alta de muertos.

Los disturbios se han reproducido a lo largo del día y las calles de Lhasa permanecieron bloqueadas durante varias horas mientras los trabajadores permanecían recluidos en el interior de sus oficinas, añadió otra fuente testimonial.

Según un residente de la etnia Han, la mayoritaria en China, varios coches y tiendas fueron incendiados.

Asimismo, fuentes tibetanas en la ciudad aseguraron que los manifestantes estuvieron quemando y destrozando tiendas de propiedad china y negocios ligados a los Han a medida que avanzaban por la ciudad, ataviados con las tradicionales bufandas blancas en sus manos y gritando "Libertad para el Tíbet".

En respuesta a los altercados el Gobierno chino ordenó desplegar un gran contingente de la Policía armada en la capital tibetana.

"Las protestas ocurrieron simultáneamente en varios lugares. Cientos de manifestantes marchan en varias direcciones", explicaron otros testigos.

Estas movilizaciones comenzaron el pasado 10 de marzo cuando cientos de monjes se lanzaron a las calles para recordar pacíficamente el aniversario de la aplastada rebelión de 1959 contra el mandato chino, que acabó con la huida al exilio de unos 100.000 tibetanos, entre los que destaca el Dalai Lama.

El Gobierno chino ha mantenido silencio total, mientras la agencia oficial Xinhua se limita a decir que varias personas resultaron heridas, y varias tiendas y vehículos fueron incendiados.

Por su parte, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea aprobaron ayer por unanimidad un texto de condena a las autoridades chinas por la detención de manifestantes a favor de la libertad del Tíbet, y han pedido su inmediata puesta en libertad.