Santa Cruz de Tenerife

Los talibanes lanzan una gran ofensiva en varias ciudades de Afganistán

Hasta el momento se han concretado ataques de varios comandos insurgentes en distintas ciudades del país, pero es Kabul, su capital, la que más ha sufrido estos ataques. El Gobierno afgano todavía no ha dado datos de las bajas sufridas, pero asegura que al menos 19 insurgentes han perdido la vida en estos ataques.
AGENCIAS, Kabul
16/abr/12 1:16 AM
Edición impresa

Comandos de insurgentes talibanes lanzaron ayer ataques múltiples en Kabul y tres ciudades del este de Afganistán contra importantes edificios militares, políticos y diplomáticos en el marco del comienzo de su ofensiva de primavera. Hasta el momento, las fuerzas gubernamentales han acabado con la vida hasta el momento de al menos 19 insurgentes.

En los ataques, que comenzaron en torno al mediodía hora local (sobre las 07:30 GMT), al menos doce personas han resultado heridas por el momento -nueve civiles y tres policías- y seis insurgentes han perdido la vida, de acuerdo con la versión de las autoridades afganas.

Las principales acciones armadas tuvieron lugar en la capital afgana, donde los insurgentes provocaron explosiones y se han atrincherado en varios edificios, según fuentes oficiales y policiales consultadas por Efe.

El jefe de la brigada criminal de la policía de Kabul, Mohamed Zahir, explicó a Efe que un grupo talibán se introdujo en el hotel Kabul Star, situado en el céntrico barrio de Wazir Akbar Khan, desde el que disparó contra embajadas y edificios oficiales cercanos.

El portavoz talibán Zabiulá Muyahid dijo a Efe que los insurgentes atacaron en esta zona el Palacio presidencial -donde, según su versión, mataron a varios guardias al atacarlos con cohetes-, la embajada alemana y el cuartel general de misión afgana de la OTAN (ISAF).

La legación diplomática española, situada no lejos de allí, no ha sufrido daños ni tampoco los ciudadanos españoles residentes en Kabul.

Sí que fue golpeada por fuego insurgente en cambio la embajada británica, ubicada en el barrio cercano de Karte Parwan. Un tercer grupo de insurgentes se refugió en un edificio en construcción en la avenida de Darulaman, en el oeste de la ciudad, desde donde dispararon sus municiones contra el Parlamento nacional afgano y la embajada de Rusia.

Ataques .- El portavoz de la policía de Kabul, Hashmat Stanikzai, aseguró a Efe que las fuerzas de seguridad han matado a dos atacantes que se encontraban en este edificio y el Ministerio del Interior agregó en un comunicado que un equipo de artificieros detonó un minibús cargado de explosivos.

Un diputado afgano, Haji Lalai, explicó a Efe que él y sus guardaespaldas intercambiaron disparos con los insurgentes desde el tejado del Parlamento.

Contingentes de las fuerzas de seguridad afganas se han desplegado en las inmediaciones de todos los puntos atacados y han cortado el tráfico de la ciudad.

Fuera de Kabul, donde al menos cinco civiles han resultado heridos, se registraron también ataques múltiples en las localidades orientales de Jalalabad, Puli Alam y Gardez, según fuentes oficiales consultadas por Efe.

En Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar, varios insurgentes han atacado una sede del equipo de reconstrucción regional de las fuerzas de la OTAN.

En la cabecera de la región vecina de Logar, Puli Alam, un comando de cinco talibanes se ha atrincherado en un edificio gubernamental para atacar a las fuerzas de seguridad, aunque cuatro de los integristas ya han sido abatidos.

Otro grupo de insurgentes buscó cobijo en un edificio de Gardez, capital provincial de Paktia, y ha causado por el momento heridas a cuatro civiles y tres policías mediante ataques a una academia policial y una universidad situadas en las inmediaciones.

Además, cuatro policías afganos, incluido un oficial de este cuerpo de seguridad, perdieron la vida por la explosión de una bomba caminera en la provincia central de Kapisa, según una fuente policial citada por la agencia AIP.

Responsabilidad .- Los talibanes se han responsabilizado de todos estos ataques y aseguraron que los mismos se enmarcan en el comienzo de su nueva estrategia para la ofensiva de primavera, una estación en la que tradicionalmente se recrudecen los combates.

Las autoridades afganas y la OTAN también las han vinculado con las acciones a la red integrista Haqqani, en la órbita de los talibanes.

Los ataques múltiples, lanzados por comandos de insurgentes, son una táctica habitual de los talibanes y la capital afgana y otras ciudades importantes han sido escenario de varios. La última gran embestida de este tipo en Kabul ocurrió el pasado mes de septiembre. Su objetivo fue la embajada de EEUU y el cuartel de la OTAN, y causó al menos siete muertos.

La guerra afgana se halla en uno de los momentos más sangrientos desde la invasión de EEUU y caída del régimen talibán a finales de 2001. Las fuerzas internacionales empezaron el pasado julio a retirarse gradualmente de Afganistán y a traspasar la competencia de la seguridad al Ejército y Policía afganos.

Este proceso deberá concluir en 2014, si se cumplen los plazos previstos.