Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Un amigo de la denunciante dice que no le comentó que estuviera con los acusados leer

Breivik niega ser culpable de la masacre de Noruega

En la apertura ayer del juicio en su contra por los atentados del 22 de julio en Noruega, con 77 muertos, aceptó los hechos, pero negó su culpabilidad porque dijo que actuó "en defensa propia".
EFE, Oslo
17/abr/12 1:20 AM
Edición impresa

El ultraderechista Anders Behring Breivik se ajustó al guión esperado en la apertura ayer del juicio en su contra por los atentados del 22 de julio en Noruega, en los que murieron 77 personas, y, aunque aceptó los hechos, negó su culpabilidad porque sostiene que actuó "en defensa propia".

Breivik apenas pudo hablar esta jornada, pero tuvo tiempo de rechazar la autoridad de la corte de Oslo, que acogerá el juicio las próximas diez semanas.

"No reconozco a los tribunales noruegos porque han recibido su mandato de los partidos políticos que apoyan el multiculturalismo", dijo Breivik, de 33 años.

El primer desafío de Breivik se produjo antes del inicio del juicio, cuando, después de que le quitaran las esposas, extendió el brazo derecho y saludó con el puño cerrado.

Y luego se mantuvo impasible mientras la fiscal leía la acusación y nombraba a las víctimas o al reproducirse una llamada a la policía de una joven, encerrada en un baño en la isla de Utøya -escenario de la masacre- mientras se oían de fondo los disparos.

A pesar de que las miradas de los jueces, del fiscal y de los psiquiatras que lo han examinado y evalúan su comportamiento se dirigían hacia él, Breivik ni se inmutó. Incluso esbozó alguna sonrisa al verse en las imágenes captadas por las cámaras de vigilancia o al escucharse a sí mismo en las llamadas que hizo a la Policía el día de los atentados.

Solo se le vio emocionado con el vídeo propagandístico, resumen de su manifiesto, que colgó en internet el día de los atentados y que hoy se pudo visionar por primera vez en el juicio.

Breivik, que hasta hizo amagos de echarse a llorar, se tapó la cara, después de asistir a su visión de la "decadencia cultural" europea frente al Islam y a su llamamiento a los "nuevos cruzados" que deberán salvar el continente.

Frente a la frialdad del extremista, familiares de las víctimas presentes en la sala no pudieron reprimir la emoción ni las lágrimas en varios momentos, aunque de forma contenida.

"No fue un reencuentro agradable, está claro, pero ayuda que el juicio haya comenzado", dijo en uno de los descansos del juicio Tore Sinding Bekkedal, superviviente de Utøya y presente en la corte.

En su explicación, el fiscal Svein Holden hizo un repaso a los inicios de Breivik en el mundo de la política, con su paso por las Juventudes del populista Partido del Progreso.