Santa Cruz de Tenerife

Los rebeldes sirios piden a sus países aliados una intervención militar

EFE, El Cairo/París
20/abr/12 1:22 AM
Edición impresa

El Ejército Libre Sirio (ELS) pidió ayer la formación de una alianza militar de sus países aliados que intervenga de forma puntual en Siria, ante la negativa del régimen sirio de cumplir con el cese de la violencia.

El jefe del Consejo Militar Revolucionario Superior del ELS, general Mustafa Ahmed al Sheij, solicitó en un comunicado que los llamados países "Amigos de Siria" establezcan zonas seguras en las fronteras del norte, el oeste y el sur de Siria, y armen a las fuerzas rebeldes.

Al Sheij consideró que el apoyo internacional "titubeante" a los opositores sirios no ha sido suficiente hasta el momento, por lo que reclamó una intervención militar para detener el derramamiento de sangre en el país.

En ese nuevo escenario, argumentó, los ataques estarían dirigidos de forma puntual contra puntos estratégicos del régimen y se llevarían a cabo al margen de las decisiones tomadas en el Consejo de Seguridad de la ONU.

"Manifestamos nuestro deseo de que la iniciativa de Annan tuviera éxito para el cese del derramamiento de la sangre de los sirios, pero el régimen no cumplió el alto el fuego y desafió la voluntad internacional", destacó el responsable rebelde.

Refuerzo de la misión

Por otra parte, el ministro de Exteriores galo, Alain Juppé, pidió ayer reforzar la misión de observación de la ONU en Siria con medios terrestres y aéreos, que permitan llevar a cabo las tareas que tiene encomendadas, y anunció la presentación de un proyecto de resolución en el Consejo de Seguridad en ese sentido.

Juppé habló de reforzar la misión de la ONU con "varios centenares de hombres y de medios aéreos" ante ministros de una quincena de países y representantes de organizaciones internacionales, como la responsable de la Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, durante una reunión en París sobre el conflicto sirio.

Afirmó que la oposición siria ha cumplido el alto el fuego previsto en el plan del enviado especial Kofi Annan, pero no el régimen de Bachar al Asad.

"Los grupos armados que están sobre el terreno, cuya coordinación ha sido complicada por la represión, han respetado el alto el fuego, pese a las provocaciones del régimen. No se puede decir lo mismo del régimen sirio", dijo Juppé, quien acusó a Damasco de "seguir sin vergüenza la represión que ha provocado decenas de muertos desde que entró en vigor el alto el fuego", el pasado día 12.