Santa Cruz de Tenerife

Una actuación de Costas en Valverde destruye unos grabados prehispánicos

La Asociación Ossinissa denuncia las agresiones que está sufriendo el patrimonio arqueológico herreño. El último ejemplo se localiza en la zona de La Caleta, donde el Ministerio de Medio Ambiente ha construido sobre un risco una escalera de acceso al paseo marítimo, destrozando grabados de escritura líbico-bereber.
EL DÍA, Tenerife
14/ago/06 8:07 AM
Edición impresa

La Asociación Ossinissa ha alzado la voz para denunciar las constantes amenazas y el deterioro real que viene padeciendo el rico patrimonio precolonial de la isla de El Hierro en las últimas décadas y señalando, además, que la responsabi- lidad en la mayoría de las ocasiones es achacable a las administraciones públicas.

El último ejemplo se localiza en el término municipal de Valverde, en la zona conocida como La Caleta, donde una actuación promovida por la Dirección General de Costas, organismo adscrito el Ministerio de Medio Ambiente, ha destrozado unos grabados de escritura líbico-bereber.

La Asociación Ossinissa denuncia el hecho de que Costas está ejecutando un paseo marítimo en esta zona del litoral herreño y que estos trabajos han afectado al conjunto arqueológico, que además se ha visto seriamente dañado por la edificación de una escalera sobre un risco, precisamente el lugar donde se asienta una estación de grabados alfabetiformes, que ha quedado cortada y esparcida, a pocos metros de lo que consideran una construcción ilegal, en pleno dominio público terrestre.

Pero no es éste el único "atentado" que ha sufrido la cultura material de El Hierro. Esta asociación advierte sobre lo que considera "impacto ambiental y visual" que provoca una fábrica machacadora de piedra que existe en las inmediaciones del poblado de La Albarrada, uno los núcleos más antiguos de la Isla, donde se plasma la cultura ancestral herreña con los primeros caseríos de la época colonial. A juicio de Ossinissa, "las autoridades competentes de la Isla deberían invertir en su restauración con el fin de hacer un ecomuseo como el de Guinea".

Otro monumento sobresaliente que se encuentra en peligro es el de las célebres Cuevas del Solimán, un hábitat que retrotrae en el tiempo a los orígenes precoloniales del poblado de San Andrés. Se trata de una gran cueva donde, muy probablemente, vivió el jefe de la sociedad precolonial herreña, Ossinissa. La asociación denuncia el hecho de que "una serie de desmontes y terraplenes de terrenos está acabando con todo el conjunto arqueológico, llegando casi a la entrada de la cueva, y no sólo está afectando a esta zona en concreto, sino a un ara de sacrificio y una loza con grabados que se encuentran bajo montones de tierra".

En otro punto de la geografía insular, concretamente en La Candia, cerca del Tamaduste, una estación de grabados tifinagh que está situada en la cornisa de una cueva viene soportando el peso de una construcción promovida por una administración pública. En los alrededores de la obra se observan importantes restos de cerámica, útiles de piedra y hueso, así como otras evidencias de la cultura precolonial, entre los que se incluyen grabados.

La asociación Ossinissa también hace hincapié en lo que entiende "la mala gestión que se está realizando con el conjunto arqueológico de El Julan, donde están desapareciendo lajas de grabados misteriosamente" y, asimismo, llama la atención sobre el mal estado en el que se encuentran los accesos al yacimiento, constituyendo un grave peligro para los visitantes, asegurando que "han presentado numerosas denuncias contra el vigilante por negarse a socorrerlos ante situaciones de insolación o deshidratación".

Este colectivo considera "intolerable" que unas manifestaciones materiales y culturales de tanta importancia para el pueblo herreño, como es el caso de estos lugares históricos que acreditan su presencia en la Isla desde tiempos inmemoriales, "estén siendo borrados y destrozados por la gula y la ambición de intereses privados y personales y, además, con el beneplácito de instituciones que son las que deben velar por la conservación de nuestra riqueza cultural".