La Laguna
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Las Palmas y CD Tenerife agarrados al derbi para cambiar su tendencia leer

Madrid presenta a Aguere como modelo en prevención de drogas

El Gobierno central destacó en unas jornadas el trabajo del ayuntamiento con sus mediadores para evitar que los jóvenes consuman estupefacientes, por lo que consistorios peninsulares aplicarán el proyecto en sus respectivas provincias.
D. BARBUZANO, La Laguna
4/jun/08 1:09 AM
Edición impresa

El Ayuntamiento de La Laguna ha sido tomado como modelo en prevención en el consumo de estupefacientes por Pilar Álvarez, representante de la delegación del Gobierno central para el Plan Nacional sobre Drogas, durante la celebración de las X Jornadas Menores, Mediación y Drogas celebradas en el auditorio de la ONCE en Madrid.

El prestigio del programa lagunero "Que quede entre amigos. Líderes entre iguales educando en salud", de la Concejalía de Atención a las Drogodependencias, motivó que La Laguna fuera elegida como única ciudad de España en la mesa de trabajo para dar una ponencia sobre mediación escolar.

Esta noticia fue dada a conocer ayer, en rueda de prensa, por el concejal de Drogodependencias, Javier Álvarez, y el coordinador del proyecto, Miguel Tomé, que estuvieron acompañados por las técnicos Meritxell Pérez Peraza y Verónica Hernández Álvarez.

El concejal Javier Álvarez dijo que la ponencia sobre el proyecto lagunero "Que quede entre amigos" fue incluso publicada en la revista del Proyecto Hombre. Explicó que "nuestra iniciativa se basa en el empleo de una metodología participativa de educación no formal a través de formas no rutinarias, buscando un diálogo bidireccional con los jóvenes sobre los temas que les afectan para potenciar su capacidad crítica frente al contexto, de forma que sean capaces de interrogarse sobre lo que realmente les interesa en la vida y construir por sí mismos su proyecto vital".

Dentro de la mesa "Experiencias en mediación intercultural y escolar" estuvo presente La Laguna, explicando el coordinador del Proyecto de Atención a las Drogodependencias, Miguel Tomé, a los asistentes a las jornadas las novedades del proyecto. Todos quedaron perplejos no sólo ante la creación de la figura del mediador, para evitar que sus compañeros en los centros de enseñanza tomen el camino de la droga, sino porque los voluntarios laguneros, a diferencia de los peninsulares, no cobran por su trabajo. La experiencia gustó tanto que diferentes ayuntamientos de la Península quieren llevarla a cabo en sus respectivas ciudades.

Para Miguel Tomé el valor del proyecto se debe "a que hay un organismo oficial, como el ayuntamiento, que da continuidad al proyecto y que disponemos de mediadores voluntarios y jóvenes técnicos potentes que funcionan".

En la actualidad, La Laguna cuenta con más de 400 mediadores que trabajan en 16 institutos para que los jóvenes no caigan en la droga.