Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Un estudio de la Complutense atribuye al plátano efectos beneficiosos frente al cáncer leer
CRISIS CATALUÑA

Junqueras y Romeva dicen que no tendrán un juicio justo, pero piden una actitud cívica

Barcelona, EFE
6/ago/18 8:54 AM
eldia.es
Centro penitenciario de Ledoners (Barcelona). /Susanna Sáez (EFE)

Los exconsellers Oriol Junqueras y Raül Romeva aseguran que, posiblemente en otoño, tras "una instrucción injusta", serán sometidos a "un juicio político" que tampoco será justo, pero piden a sus partidarios que mantengan "una actitud cívica" y no dejar "que el rencor se apodere de vosotros".

En un artículo conjunto que publican en La Vanguardia con el título "Hoy somos más fuertes", el exvicepresidente del Govern y el exconseller de Asuntos Exteriores, en prisión desde hace 9 meses acusados de rebelión, afirman que la próxima fase de su proceso será "una continuación de lo que hemos visto hasta ahora: arbitrariedades y conjeturas interesadas".

En este sentido, añaden: "Estamos acusados de unos delitos que no hemos cometido basados en una violencia que no ha existido", y que están penados "con tantos o más años de reclusión que un asesinato".

Por ello, entienden que "será un juicio político, una vergüenza democrática en un marco general de involución de derechos y libertades en España".

Junqueras y Romeva creen que la vista oral "despertará de nuevo la atención internacional" y será "un escaparate en el mundo, una oportunidad de explicar que no hemos hecho nada mal hecho porque los debates se llevan a cabo en los parlamentos, no en los juzgados".

"No es a nosotros a quienes juzgan. Juzgarán a millones de catalanes que querían votar. Debemos ponérselo difícil: nos encontrarán cargados de razones e ilusión, dignas, con un mensaje de paz y justicia social", resaltan en el artículo.

Junqueras y Romeva avisan de que "pase lo que pase en otoño, pedimos a todos siempre una actitud cívica", y exhortan a sus partidarios a no dejar "que el rencor se apodere de vosotros por injusto que todo pueda ser".

"No permitáis que el resentimiento contra aquellos que nos quieren en la cárcel guíe vuestros pasos. Serán unos días difíciles. Y debéis manteneros fuertes y unidos", reclaman los dos exconsellers.

Tras asegurar que ellos no desfallecerán, aseveran: "Si el precio de la libertad es una larga prisión, lo asumiremos", pero advierten de que "cada día privados de libertad es y será una vergüenza para quien pretenda homologarse a una democracia de primera".

CRISIS CATALUÑA