Nacional

La cara B del 1-O: otros 30 procesados por planificar el referéndum

Rossi García Avila, Barcelona, EFE
14/abr/19 9:59 AM
eldia.es
Tribunal Supremo (EFE)

Rossi García Avila, Barcelona, EFE En paralelo al juicio del Supremo contra la cúpula independentista, el 1-O se ha cobrado esta semana otros 30 procesados por planificar el referéndum, la mayoría técnicos del Govern a quienes una jueza de Barcelona vincula con la logística para garantizar la votación y su validación internacional.

La investigación del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, la primera que se abrió para indagar el 1-O, meses antes de su celebración, encara su recta final tras haber abastecido de munición a las acusaciones contra los líderes independentistas, en los distintos frentes judiciales.

Los informes de la Guardia Civil en la causa del 1-O no solo han servido de sustento a las acusaciones de malversación contra la cúpula del "procés", sino que también precipitaron la operación de registros que el juzgado ordenó el 20S y que derivó en las masivas concentraciones independentistas en las que la Fiscalía ve el germen de una rebelión que a su juicio se consumó con el 1-O.

Fue la denuncia de un particular, a la que se sumó otra de Vox, la que dio pie a que el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona abriera una causa en febrero de 2017 por las polémicas revelaciones del exsenador de ERC Santi Vidal en las conferencias en que aseguró que el Govern tenía camuflada una partida de 400 millones para preparar el 1-O y la independencia.

Hasta poco antes de su muerte, en noviembre del año pasado, el juez Juan Antonio Ramírez Sunyer tiró del hilo de las palabras de Vidal para acabar destapando indicios de la supuesta participación de cargos del Govern en el montaje y financiación del 1-O, en una investigación que las defensas cuestionan por entender que fue pilotada por la Guardia Civil, sin que el instructor impusiera cortapisa alguna.

La juez Alejandra Gil, que ha sustituido a Ramírez Sunyer al frente del juzgado 13, ha asumido dos años después la misión de dejar el caso a las puertas de juicio y ha procesado a 30 cargos y técnicos del Govern, sin que paradójicamente figure entre ellos el exsenador y juez Santi Vidal que detonó la causa.

Tampoco se cuenta entre los procesados el exsecretario de Hacienda y diputado de ERC Lluís Salvadó, detenido en la operación del 20S y quien, con las vicisitudes del caso, ha quedado en un limbo incomprensible incluso para su defensa: el juez no lo incluyó en el escrito que dirigió al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para que investigara a los aforados y la sala no lo ha imputado.

Fuera de la causa de instrucción 13 queda también Josep Maria Jové -exnúmero dos de Oriol Junqueras y al que se incautó el célebre documento "Enfocats" que las acusaciones creen esbozaba la hoja de ruta del "procés-, dado que por su condición de diputado en el Parlament desde las elecciones del 21D es investigado por el TSJC.

Con el asesor jurídico de procés Carles Viver Pi i Sunyer exculpado, la causa de instrucción 13 queda ceñida ahora a una veintena de procesados que engrosaban segundas o terceras filas de los Departamentos de Economía, Presidencia, Trabajo, Exteriores o Gobernación y a un puñado de particulares, próximos a los espacios postconvergentes o republicanos, que presuntamente colaboraron con ellos para organizar el 1-O.

La logística informática de la votación, la contratación de los observadores internacionales, los datos censales, la confección de papeletas y certificados postales, las webs y la publicidad institucional del 1-O son algunas de las tareas organizativas en las que la jueza involucra a los procesados.

Por ello, ha procesado, entre otros, a la cúpula de la televisión y la radio públicas catalanas, al exdelegado del Govern ante la Unión Europea Amadeu Altafaj o al exsecretario general del Diplocat Albert Royo y atribuye a los imputados, en función de cada caso, delitos de desobediencia, prevaricación, malversación, falsedad documental o revelación de secretos, algunos castigados con cárcel.

La derivadas judiciales del 1-O no se agotan con estos 30 nuevos procesados y los líderes independentistas que se sientan en el banquillo del Supremo: la Audiencia Nacional y el TSJC celebrarán en los próximos meses sendos juicios al exjefe de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero y a la Mesa del Parlament por su presunto papel clave al permitir el 1-O. Ambas causas se nutren, también, de las pesquisas del juzgado 13 de Barcelona.