La Palma

Anuncian el reinicio de la vía exterior, que lleva 6 años parada

La actuación se paralizó por problemas de índole económica, tiene un coste de 15,7 millones y su estructura clave es un falso túnel.
El Día, S/C de La Palma
5/may/18 6:18 AM
Edición impresa

El Día, S/C de La Palma

El consejero de Obras Públicas y Transportes del Gobierno de Canarias, Pablo Rodríguez, ha firmado la orden de levantamiento de la suspensión de las obras de la carretera LP-2 Los Llanos de Aridane-Tazacorte, en el tramo que da acceso al puerto bagañete, una actuación que está paralizada desde hace ya seis años y que tiene un presupuesto de 15,7 millones de euros, con un plazo de ejecución de 30 meses.

El viceconsejero de Obras Públicas, Onán Cruz, afirmó que la circunvalación de Tazacorte "es una obra fundamental para La Palma porque cuando el puerto de Tazacorte desarrolle su potencialidad (lo que se lleva esperando desde hace lustros), la nueva infraestructura permitirá conectar la zona del Valle de Aridane sin tener que pasar por el casco urbano".

Además, aseguró que "permitirá que los vehículos pesados dejen de pasar por el casco del municipio, lo que aumentará las condiciones de seguridad en la zona urbana, reduciendo la contaminación sonora y ambiental", y recordó que precisamente a finales de este año comenzarán a operar varios cruceros en el puerto de Tazacorte.

El viceconsejero dijo que la culpa de la paralización de las obras en 2012 fue la indisponibilidad presupuestaria derivada "de los incumplimientos del convenio de carreteras por parte del Gobierno de España", aunque no es menos cierto que tampoco fue una actuación priorizada por el Ejecutivo canario con los fondos que recibió durante la pasada legislatura. "Ya estamos en disposición de reiniciarla con una dotación económica de seis millones de euros para esta anualidad, lo que nos permitirá finalizar el primer tramo e iniciar la segunda fase, en la que se prevé la construcción de un falso túnel", añadió.

La vía de circunvalación comprende las obras de una carretera convencional de tipo C-40, con una longitud de 2.200 metros, con tres carriles, dos de subida y uno de bajada, que conecta la Villa de Tazacorte con el puerto. El nuevo trazado tendrá una elevada pendiente para poder salvar los desniveles existentes entre la costa y la villa. Los trabajos comenzarán en el tramo comprendido entre el núcleo urbano y el Pozo de la Fuerza.

La estructura más importante de la obra es un falso túnel situado en las inmediaciones del barranco de Tenisca, que tiene una longitud de aproximadamente 200 metros. Paralelamente a esta actuación se llevará a cabo la ejecución de la glorieta de acceso a Tazacorte, que permitirá resolver la entrada al pueblo de manera que la carretera actual pasa a convertirse en un vial urbano.

Antes de la suspensión de los trabajos se habían llevado a cabo tareas de desbroce y movimientos de tierra, en las inmediaciones del barranco de Tenisca.