Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
Una mujer de 81 años en estado grave tras ser rescatada del mar en Las Teresitas leer

Un edificio de 7 plantas y 20 viviendas reemplazará a la ciudadela de San Lucas

Proyectado por el arquitecto de las torres de Cabo-Llanos, incluye 43 garajes en dos plantas subterráneas y tres locales comerciales por San Lucas para sortear la diferencia de cota con San Clemente.
H.G., S/C de Tenerife
4/ago/05 12:26 PM
Edición impresa

Un edificio residencial reemplazará a la vieja ciudadela de la calle San Lucas, enclavada hasta ahora entre el templo de la Logia Masónica, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), y la antigua escuela, hoy dependencias parroquiales de Nuestra Señora del Pilar.

La nueva construcción, cuyos preparativos se iniciaron a pie de obra el pasado lunes, ha sido proyectada por el prestigioso arquitecto Julián Valladares Hernández, autor también de edificaciones tan singulares en el nuevo Santa Cruz como las torres de Cabo-Llanos, hasta ahora la promoción de uso residencial más alta de España.

Este proyecto cuenta con la peculiaridad de que deberá sortear la diferencia de cota que existe entre la calzada de la calle San Clemente y San Lucas. Por este motivo, junto a las dos plantas de aparcamientos subterráneas que se prevé construir, con capacidad para 43 vehículos, el nivel de acceso por San Lucas incluirá tres locales comerciales. Por esta vía, aprovechando su condición recoleta y el jardín delantero como elemento de calidad ambiental, se prevé el acceso a las viviendas, mientras que los locales disponen su frente a la calle San Clemente, más comercial.

Sobre este primer nivel, Julián Valladares, junto a los arquitectos colaboradores Luis Ruiz de la Fuente Perera y Susana Reyes Rodríguez, ha previsto levantar un total de seis alturas, en las que se repartirán un total de 20 viviendas. Cuatro de ellas se distribuirán en el primer piso y otras tantas en el quinto, mientras que en el resto de plantas se prevén tres por nivel.

La cercana presencia del templo de la Logia Masónica ha condicionado el aprovechamiento total de la parcela, que ha obligado a sus promotores, la Comunidad de Bienes San Lucas y San Clemente, a retranquear la nueva construcción tanto en el frente como en los laterales de la edificación resultante.

Según explicó el concejal de Urbanismo, Manuel Parejo, el nuevo edificio estará rematado por San Lucas con una vallas, al igual que ocurre en el templo de la Logia, si bien la volumetría se retranqueará hasta alinearse con el frente del templo protegido. Esta fórmula evitará que la nueva construcción interrumpa la perspectiva de la Logia para el transeúnte.

Junto a este retranqueo, el proyecto contempla otros dos, uno de ellos de tres metros, entre el referido templo y los salones parroquiales de los padres claretianos. En ambos casos, esta distancia con las construcciones contiguas ya existentes se ejecutará a partir de la planta de acceso por San Lucas.

La construcción, que se levantará sobre una parcela de 893,74 metros cuadrados, cuyo movimiento de tierras está pendiente de un informe del Cabildo al encontrarse junto a un BIC -según Parejo-, contará con 5.147,45 metros cuadrados, de los cuáles 2.893,96 se dedicarán a vivienda, 1.787,48 a garajes, y 466,01 a locales comerciales. Según consta en la memoria del proyecto, a la que ha tenido acceso este periódico, el presupuesto de ejecución material asciende a 2.193.228,10 euros.

Los preparativos para la urbanización de la vieja ciudadela comenzaron el 14 de mayo de 2002, cuando la Gerencia de Urbanismo aprobó la modificación del Plan General de Ordenación 1992 que permitió su urbanización. El 23 de diciembre de 2003, la Cotmac ratificó la variación del planeamiento tramitada por Urbanismo a instancias de la Comunidad de Bienes San Lucas y San Clemente, sociedad privada que adquirió la vieja ciudadela, que dejará paso a un edificio siete alturas y 20 viviendas.