Santa Cruz de Tenerife

Gestur sacará a concurso el proyecto del edificio Usos Múltiples III en Cabo-Llanos

La entidad entiende que el compromiso con Zaera Polo se limitó a la modificación puntual de las manzanas 1 y 4 de Cabo-Llanos. Pese a que el propio arquitecto fijó que el inmueble tendría una planta hexagonal con 31 pisos, la administración dice que el encargo está cerrado y no incluye el otro proyecto.
EL DÍA, S/C de Tenerife
31/ago/06 21:33 PM
Edición impresa

Fuentes del Colegio de Arquitectos de Santa Cruz de Tenerife confirmaron ayer que la redacción del proyecto del edificio de Usos Múltiples III saldrá a concurso, si bien en un primer momento se llegó a plantear la posibilidad de que el autor de este inmueble fuera el mismo de la modificación urbanística de las manzanas 1 y 4 de Cabo-Llanos, el arquitecto madrileño Alejandro Zaera Polo. Las mismas fuentes precisaron que el técnico ya cobró por su trabajo y no hay ningún compromiso que le garantice que será él quien proyecte el Usos Múltiples III. Este inmueble, según fijó el propio Zaera Polo en su modificación, se levantaría sobre una planta hexagonal y constaría de 31 pisos.

Más allá de la modificación de las referidas manzanas, resultantes de la cesión del 50% que entregó el Polígono Cepsa-Disa en virtud al Plan General de 1992, las fuentes consultadas apuestan por convocar un concurso público para elegir la mejor propuesta que rentabilice el suelo que posee la Comunidad autónoma en el centro de la "gran manzana" que presiden las dos torres, una de Ferrovial -la primera-, y la de Candesa.

Junto a la construcción del edificio de Usos Múltiples, que estaría entre las dos grandes torres que parecen "apuntalar" el cielo de Santa Cruz en este ámbito, Zaera Polo planteó, a instancias de la Gerencia de Urbanismo y de la Autoridad Portuaria, dividir las condiciones de edificabilidad de la parcela que, en forma de triángulo, posee la última administración. Así, en vez de construir un inmueble de 22 pisos, se apostó por dividir la parcela en dos, uno con 11 pisos de altura y otro con un máximo de diez. De esta forma, el ayuntamiento atendía a una de las principales demandas realizadas desde la constitución de la asociación de vecinos Nuevo Cabo-Llanos, presidida por Alicia Medina y cuya implicación en el procedimiento urbanístico ha sido fundamental para el futuro desarrollo de este nuevo Santa Cruz.

Junto a esta reivindicación, el colectivo vecinal, integrado no sólo por las casi trescientas familias de la Torre I, sino por los edificios circundantes, hasta encargó un estudio de tráfico al entender que la modificación que planteaba Zaera Polo no salvaba la mala planificación, a su juicio, del circuito rodado en una zona caracterizada por la edificación en altura con escasos aparcamientos.

Fruto de esta inquietud, Nuevo Cabo-Llanos forzó una reunión con el concejal de Urbanismo, Manuel Parejo, después de que se intentara llevar a pleno el asunto sin el consenso vecinal. En este "tira y afloja", el edil incorporó una modificación al viario que daba satisfacción a los vecinos y hace un año prometió una reunión con Zaera Polo que nunca se celebró.