Santa Cruz de Tenerife

Un informe de Salud Pública vincula la contaminación con ingresos hospitalarios

Julio Pérez desvela en la comisión de control las conclusiones del primer informe que entrega la Consejería de Sanidad al ayuntamiento sobre la contaminación en la ciudad, documento en el que se constata la relación entre los gases y las hospitalizaciones, aparte de instar a seguir con los controles y a reducir las emisiones.
ÁLVARO MORALES, S/C Tfe.
8/feb/12 8:16 AM
Edición impresa

Como se preveía, la pregunta de Ciudadanos de Santa Cruz sobre el cumplimiento del acuerdo plenario de noviembre pasado relativo a la contaminación de la refinería se convirtió en la mañana de ayer en el asunto estrella de la comisión de control al gobierno. En medio de un intenso debate, el primer teniente de alcalde, Julio Pérez (PSOE), negó la visión negativa de Guillermo Guigou sobre si se estaba cumpliendo o no esa moción unánime y desveló las conclusiones del primer informe que le entrega al ayuntamiento el área de Salud Pública de la consejería regional de Sanidad, en el que se recoge la vinculación entre la contaminación en la ciudad y un número (que ayer no se concretó) de ingresos hospitalarios.

Pese a que lo intentó en reiteradas ocasiones, Pérez no logró convencer a Guigou de los esfuerzos del gobierno local por transparentar al máximo su actuación en este ámbito. Recalcó que el informe no solo apunta dicha vinculación, sino que insta a reducir la emisión de gases contanimantes y a mantener e incrementar, en lo posible, los controles. Sin embargo, el malestar de Guigou obedecía al hecho de que dicho informe entró en el consistorio el pasado 28 de diciembre y, hasta ayer, aún no había sido remitido a ningún grupo de la oposición.

Pérez admitió que se había producido un retraso, pero negó con contundencia, incluso con visible enfado, que Guigou hiciera un juicio de intenciones y afirmase que no quería entregarle dicho documento. Para probar el cumplimiento de la moción, el edil socialista anunció que convocaría una inminente reunión informativa a la que acudirían los técnicos regionales que redactaron dicho análisis, de forma que pueda darse un debate con el resto de grupos.

Además, y también con cierto malestar al comprobar que no convencía, recordó los cambios que se han producido en este ámbito: "Cambios como que asistimos a las reuniones sobre control y mediciones, que se nos informa de expedientes sancionadores, como el impuesto también en diciembre a Cepsa, o que se nos entrega este primer informe de Salud Pública antes del 31 de diciembre, tal y como nos pidió Guigou y a pesar de que dudaba de esa entrega".

Aunque ediles como Pedro Arcila (SSP) también lamentaron el retraso a la hora de difundir dicho informe, todos los partidos prefirieron ceder su tiempo a Guigou. El concejal de Ciudadanos no solo no asumió las explicaciones de Pérez, sino que temió que el informe sea demasiado suave, calificó como "falta de respeto" institucional el tiempo transcurrido y pidió a Pérez que no se dejase engañar por los técnicos, entre otras cosas porque en un análisis de 2006, "pagado por el ayuntamiento, al final se dejó fuera a Santa Cruz por no aportarse los datos de mortalidad".

Su intervención fue tan crítica con el gobierno local que, aparte de anunciar que, "en 48 horas", su partido presentaría una denuncia ante la Fiscalía de Delitos Ambientales contra la refinería, indicó que también iría contra el Gobierno regional y el municipal. A su juicio, lo ocurrido el pasado 30 de enero, "cuando se incumplieron algunos valores muy por encima de lo permitido y cuando se llegó a desenchufar un medidor autonómico", es muy grave y justifica por sí solo dicha denuncia.

Pérez cree que no hay motivos para ir en contra del consistorio y desveló que había preguntado al área regional de Sostenibilidad por lo ocurrido el día 30, si bien aún espera la respuesta oficial.