Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Alfonso Serrano abandona la secretaría técnica del CD Tenerife leer

Cueva Bermeja, partido en dos por el barranco

Este núcleo del distrito Anaga ha vivido una vuelta a casa por la crisis de muchos de sus hijos que residían fuera. La mala señal de la televisión es un problema recurrente aún sin solución.
J.D.M.
24/may/15 3:28 AM
Edición impresa
 

Ya el mero hecho de obtener una imagen conjunta del barrio resultó prácticamente imposible. Porque el barranco, o mejor los barrancos, dividen a Cueva Bermeja en dos. Las viviendas se encuentran pues agrupadas en dos núcleos: el Este, en la margen izquierda del barranco de Las Toscas, y el Oeste, en la ribera oriental del barranco de Tracabordo. Pero son uno solo para bien y para mal.

"Diría que, además del paro, el principal problema es que la señal de televisión no llega bien, viene y se va, sobre todo en la parte oeste". Lo dice Yoira Pérez, presidenta de la asociación de vecinos Nuestra Señora de Loreto, quien añade: "No hay manera porque incluso colocaron repetidores y otros sistemas de comunicación. Parece que es por las grúas y señala a las grandes estructuras situadas justo enfrente, ya en zona portuaria, que hacen interferencia".

Los grandes desperfectos ocasionados por las lluvias y posterior riada del 19 de octubre del año pasado a la entrada del barrio han sido solventados con una gran canalización que afrontó el Cabildo y cuyos muros destacan en el ámbito fronterizo con la fábrica de cemento que domina el paisaje desde hace más de 40 años.

Respecto a esta última, Yoira apunta: "Las relaciones han mejorad. Y han contratado a gente del barrio, lo cual es de agradecer. Además de hacer menos ruido".

Pérez destacó el hecho de que por fin la línea 947 de Titsa entre en el barrio, una vieja reivindicación, pero critica los horarios de las guaguas: "Ir a las siete de la mañana a Santa Cruz está muy bien pero tener que esperar a las tres de la tarde para volver, no tanto".

Lo que rechaza de plano Cueva Bermeja es la posibilidad de que la zona de Jagua y Los Pasitos se convierta en una cantera de extracción de áridos.

Justo durante la visita de EL DÍA, una cuba limpiaba una zona del barrio. Al respecto, la presidenta vecinal valora: "No creo que la limpieza esté mal. Los trabajadores de Urbaser se esfuerzan. Tal vez haría falta más frecuencia en el paso de la cuba pero es algo costoso". También cree que habría que arreglar la más que centenaria Casa de Camineros, "aunque vive una persona que la cuida".

Una clave para el mantenimiento del colectivo vecinal es "el uso del local. Recibimos a quien quiera organizar fiestas de cumpleaños, bautizos y demás, no solo de la capital sino de toda la isla. Ya tenemos reservado hasta final de año. Aquí están tranquilos porque los niños juegan en el polideportivo o en el parque infantil (de grava, haría falta una superficie de corcho) y todo está a mano".

"No cobramos -aclara Yoira- sino un donativo porque no se pueden alquilar locales de propiedad municipal. Con lo que sacamos se pagan el agua y la luz. No tenemos actividades del ayuntamiento desde hace unos años aunque dicen que van a volver a poner monitores para dar cursos y talleres".

Los accesos al barrio siguen siendo complicados y un viejo problema. En sentido San Andrés, hay que llegar a la Dársena para dar la vuelta y poder entrar.

Barrio encajonado, de cuestas empinadas y límites precisos. Barrio de gentes nobles como es la de Anaga. Barrio de tradiciones, de calles estrechas y un urbanismo incontrolado que llegó antes que los servicios por necesidad. Barrio de ladera y, por desgracia, de lluvias torrenciales. Barrio, en fin, aunque sea partido en dos.

Nombre y situación

Hay dos teorías sobre el nombre: derivación de "cueva de almejas" por la presencia de este molusco en la costa -tuvo playa, ocupada hoy por un muelle deportivo- o el color del risco con cuevas formado por piedra volcánica conocida como "tosca colorada". Ocupa una superficie de 2,37 kilómetros cuadrados que engloba el núcleo urbano así como una amplia zona natural, gran parte de la cual forma parte del Parque Rural de Anaga. A 5 kilómetros del centro de la ciudad.

Población

Alrededor de 400 censados. En aumento por la crisis y con más juventud tras un descenso prolongado.

Reseña histórica

Surge junto a los márgenes de la antigua carretera de San Andrés como zona de autoconstrucción sobre antiguas fincas a partir de la década de 1950, siendo poblado por habitantes del interior del macizo de Anaga (inmigración desde Punta de Anaga) y por obreros de las industrias portuarias próximas.

Lugares de interés

Cuenta con una iglesia, un polideportivo, dos plazas públicas y un local social. Junto al barrio se ubican varias industrias entre las que se encuentran la fábrica de cementos y depósitos de combustible. Aquí se localizan parte de las dársenas del Este y de Pesca del puerto, así como el Centro de Inspección Portuaria, el Puesto de Inspección Fronteriza, la estación desaladora de Santa Cruz y un pequeño puerto deportivo. En su paisaje destaca una vieja cantera en la zona conocida como Los Pasitos, en el barranco de Jagua.

Yoira Pérez

Yoira Francisca Pérez Cabrera también conocida como Nena es el rostro de Cueva Bermeja desde hace 23 años. En 1992 accedió a la presidencia del colectivo vecinal y hasta la fecha. Fue modista desde los 16 a los 50 y tuvo que dejarlo por un problema en las cervicales. Pero no se siente jubilada y sigue activa a los 71. Como ella misma dice, "me verán todos los días caminando: por las tardes por la Dársena que me recorro y por las mañanas en Santa Cruz, siempre con mi carro rojo como el pelo. Salgo sin mi marido -Victorio, marinero jubilado con el que tuvo dos hijos que le han dado una nieta de 12 años- pero no sin mi carro".

LA RADIOGRAFÍA