Santa Cruz de Tenerife

El consistorio media para eliminar los malos olores en Chamberí

El concejal de Medio Ambiente, Carlos Correa, obtiene el compromiso de los rectores de la industria de lácteos radicada en el polígono Costa Sur para acabar con este problema.
El Día, S/C de Tenerife
13/sep/17 6:04 AM
Edición impresa

El concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Santa Cruz, Carlos Correa, ha obtenido el compromiso de los rectores de la industria de lácteos radicada en el polígono Costa Sur con el fin de eliminar los olores que genera su actividad.

El edil atiende de esta manera las quejas planteadas por los residentes en las zonas próximas a esta instalación, sobre todo del barrio de Chamberí.

Al respecto, Correa mantuvo recientemente un encuentro con el director industrial de la planta de Schreiber Foods, Tomás Monteagudo, a quien trasladó el malestar y las denuncias presentadas por distintos vecinos de esta zona.

De hecho, las inspecciones realizadas por técnicos municipales constataron que esta situación tiene como origen la actividad se la depuradora de la fábrica, así como los residuos que genera la línea de producción de la fábrica de yogures. "La empresa es consciente de estos problemas y trabaja para solucionarlos, por lo que ha encargado un estudio para tapar aquellos depósitos que desprenden más olores, además de eliminar el secado de los lodos que genera la depuradora", informó el concejal tras la reunión.

"Estamos contentos -prosiguió-, porque se trata de una buena noticia para los vecinos, que llevan años sufriendo un problema con el que, desgraciadamente, han tenido que convivir. La compañía nos ha indicado que parte de los olores provienen de los desechos de los envases que, tras ser triturados y compactados, eran enviados a la depuradora de la fábrica a través de una canalización. Esto hacía que quedasen restos de productos lácteos en la misma que, a su vez, producían un olor muy desagradable".

Schreiber Foods ya ha tomado medidas para solventar este problema con la adquisición de maquinaria más moderna y soterrando la canalización por la que se realizaba este proceso, con el fin de reducir los posibles olores que se derivan del mismo.

Correa confía en que las medidas a las que se compromete la empresa solventen un problema que llevan padeciendo durante años los vecinos y comerciantes de la zona. "En su momento adquirí el compromiso con ellos de buscar una solución consensuada con la fábrica, y también quiero agradecer desde aquí la implicación y el compromiso mostrados por su director industrial para tratar de solucionar este asunto", dijo.