Sociedad

Desarrollan unas gafas de sol que se autoajustan a la intensidad de la luz

Madrid, EFE
23/ago/11 12:14 PM
eldia.es

Madrid, EFE Un grupo de expertos desarrolla una nueva tecnología de gafas de sol "electrocrómicas" que permitirá adecuar a placer la intensidad de color de las lentes e, incluso, que se autoajusten en función de la intensidad lumínica del ambiente.

Este proyecto, desarrollado en colaboración con Cidetec (Centro de Tecnologías Electroquímicas), la Universidad Carlos III de Madrid y el centro IOBA (Instituto de Oftalmobiología Aplicada), está destinado tanto para aplicaciones clínicas en pacientes con baja visión como al resto de los usuarios de gafas de sol, es decir sus beneficios podrían abarcar a toda la población.

Actualmente existen en el mercado lentes fotocromáticas, que automáticamente se oscurecen cuando se exponen a la luz ambiental. Sin embargo, el factor que desencadena el oscurecimiento es la exposición a la luz de tipo UV-A, que aunque no es visible está presente en el espectro solar.

Esto implica, según ha informado Indo, la empresa que desarrolla el proyecto, que esta tecnología funciona razonablemente bien en ambientes exteriores pero dentro del coche o en interiores muy soleados el comportamiento no es el deseado.

Las lunas de los automóviles o los cristales de las ventanas pueden absorber parcial o totalmente la luz UV-A y no permiten que las lentes fotocromáticas se activen adecuadamente, aun habiendo gran cantidad de luz visible.

Por el contrario, la tecnología electrocrómica que se está desarrollando en este proyecto se basa en la aplicación de un impulso eléctrico a cristales especialmente diseñados para que cambien de color en función de la intensidad de esta corriente.

Con un control adecuado del estímulo eléctrico, éste se puede asociar a un regulador que permita al usuario cambiar la intensidad de color a su gusto o a un fotodiodo que detecte la intensidad de luz visible ambiente y, automáticamente, incida sobre la intensidad de color de la lente.

Por otro lado, según los investigadores, la tecnología electrocrómica representa también un avance sobre la fotocrómica en la velocidad de transición de lentes claras a oscuras, ya que los cambios son prácticamente instantáneos frente a los minutos que se necesitan en el otro caso.

Tecnologías parecidas ya se aplican a los retrovisores de algunos coches para evitar el deslumbramiento en conducción nocturna y en las ventanillas de algunos aviones para regular la intensidad de luz exterior que entra al habitáculo.

En el caso de las lentes oftálmicas, para los pacientes con baja visión, también se prevé que esta tecnología se combine con filtros absolutos de la luz más energética (ultravioleta, violeta y, en algunos casos, azul) para proteger de los efectos no deseados que puede tener en algunas patologías oculares.