Sociedad

Greenpeace halla sustancias tóxicas en las prendas de catorce marcas de ropa

Según la organización ecologista algunos productos textiles de firmas fabricadas en China, como Adidas, Calvin Klein, Converse, Cortefiel, H&M, Lacoste, Nike y Puma, tienen restos de nonilfenol etoxilato, una sustancia que puede producir desarreglos hormonales y que está prohibida en la Unión Europea.
EFE, Pekín
24/ago/11 1:16 AM
Edición impresa

EFE, Pekín

Un estudio de la organización Greenpeace presentado ayer en la ciudad china de Pekín encontró sustancias tóxicas que pueden producir desarreglos hormonales en ropas de marcas multinacionales vendidas en todo el mundo, un mes después de denunciar la presencia de estas sustancias en vertidos de factorías textiles chinas.

Según informó ayer la organización ecologista en un comunicado, la investigación -continuación de la campaña de Greenpeace contra los malos usos en la fabricación textil-, halló, en dos tercios de los 78 productos estudiados, recogidos en tiendas de 18 países, nonilfenol etoxilato (NPE), sustancia prohibida en la Unión Europea (UE) y con fuertes restricciones en China.

Los productos con NPE hallados fueron fabricados y comercializados por catorce marcas líderes en el sector, entre ellas Adidas, Li Ning, H&M y Abercrombie & Fitch, destacó Greenpeace ayer en una protesta llevada a cabo en las factorías de China.

El estudio corrobora los resultados de una investigación anterior presentada en el mes de julio, donde se encontraron restos de nonilfenol y PFC (otra sustancia prohibida en la UE) en aguas residuales junto a dos factorías chinas que suplen a muchas multinacionales del sector textil.

También demuestra, según la organización medioambiental, que "el uso y vertido de químicos peligrosos es un problema muy extendido y omnipresente, puesto que no solo afecta a las zonas de las factorías sino también a los países a los que se envían las piezas de ropa".

"Ya no es sólo un problema para los países en desarrollo donde la ropa es fabricada. Dado que se liberan niveles residuales de NPE cuando es lavada, el problema se ha extendido a los países donde su uso está prohibido por los graves perjuicios que puede causar sobre la salud de los consumidores", subrayó Li Yifang, jefe de campaña de Greenpeace China.

De acuerdo con Li, los NPE "alteran el desarrollo sexual y afectan al sistema reproductivo", por lo que, incluso en bajas concentraciones, "representan una gran amenaza para el medio ambiente y la salud humana".

En concreto, las marcas para las que se encontró vínculos con proveedores en China que vertían sustancias tóxicas eran Abercrombie & Fitch, Adidas, Bauer Hockey, Calvin Klein, Converse, Cortefiel, H&M, Lacoste, Li Ning, Meters/bonwe, Nike, Phillips-Van Heusen Corporation (PVH Corp), Puma y Youngor.

Greenpeace lleva a cabo este verano una campaña mundial contra el uso de materiales tóxicos por parte de las grandes multinacionales del textil, con actos que incluyeron un "striptease" mundial en 14 países del planeta.

En aquella ocasión, voluntarios de la organización que vestían ropas de marca se desnudaban en céntricos lugares de varias ciudades, incluidas Madrid y Pekín, donde se produjeron algunos encontronazos entre guardias de seguridad de las tiendas de marca y los periodistas que acudieron a cubrir el evento.

Ayer un grupo de activistas se concentraron ante las fábricas de Adidas vestidos como árbitros de fútbol y le sacaran simbólicamente varias tarjetas amarillas.

la clave