Sociedad

El verano agudiza el avance del deshielo en el Ártico y abre dos rutas navegables

Los satélites de la Agencia Espacial Europea han detectado que en tres o cuatro semanas la cubierta helada del Océano Ártico podría llegar al mínimo histórico, tras años en los que los deshielos en verano han sido anormales.
EUROPA PRESS, Madrid
27/ago/11 1:28 AM
Edición impresa

EUROPA PRESS, Madrid

Las observaciones de satélites de la Agencia Espacial Europea (ESA) muestran que se avecina otro año con menos cubierta de hielo en el Ártico de lo habitual. Así, hasta la fecha los expertos consideran que ha descendido la cubierta de hielo marino y de hecho apuntan a que este deshielo durante los meses de verano ha abierto dos grandes vías para la navegación en el Océano Ártico.

La agencia europea del espacio explica que desde 2008 los satélites fueron testigo de la apertura simultánea del Pasaje del Noroeste y la Ruta del Mar del Norte por primera vez desde que comenzaron las observaciones de satélite, en los años setenta. "Ahora ha ocurrido de nuevo", insiste.

En concreto, la Ruta del Mar del Norte, por encima de Rusia, también conocida, ha estado abierta al tráfico marítimo desde mediados de agosto. Si bien, ahora parece estarlo también el Pasaje Noroeste, según revelan observaciones recientes de satélite.

Situado en el Archipiélago ártico canadiense, el Pasaje del Noroeste puede ser un atajo para la navegación entre Europa y Asia. Sin embargo, la apertura de esta ruta trae consigo potenciales reclamaciones de soberanía y la posibilidad de que especies marinas migren a través del océano Ártico.

En 2007 la cubierta helada en el Ártico batió el récord de escasez en casi tres décadas, desde el comienzo de las medidas con satélites. Ese mismo año se abrió por primera vez el pasaje del Noroeste, históricamente no navegable.

Las inusuales condiciones climáticas contribuyeron, según la ESA, a la pérdida récord de hielo en 2007: el viento llevó aire caliente a la región central del océano Ártico, lo que provocó un fuerte deshielo.

De hecho, apunta que el clima no se ha comportado igual este año, pero la temprana apertura de las vías de navegación sugiere que se podría estar a punto de batir un nuevo récord de pérdida de hielo.

"Aún faltan tres ó cuatro semanas para alcanzar el mínimo de la cubierta de hielo, y lo que ocurra dependerá mucho de las condiciones climáticas en el Ártico estas semanas. Pero tanto si alcanzamos un mínimo absoluto como si no, este año se confirma que estamos en una nueva etapa, con mucho menos hielo que antes durante el verano. Los últimos cinco veranos hemos tenido las cubiertas heladas más escasas jamás registradas", ha señalado el investigador del Instituto Meteorológico danés, Toudal Pedersen.

Cada año, sobre el océano Ártico se forma una gran cubierta de hielo flotante que después se derrite, pero la velocidad a la que se produce el deshielo se ha acelerado.

Durante los últimos 30 años los satélites que observan el Ártico han sido testigo de reducciones en la cubierta mínima de hielo al final del verano: de los ocho millones de kilómetros cuadrados a principios de los años ochenta, al mínimo histórico de menos de 4,24 millones de kilómetros cuadrados en 2007.