Sociedad
CIENCIAS MARINAS

Tiburones y rayas se conservan mejor en Baleares que en otras zonas Mediterráneo

Palma, EFE
18/ene/12 12:00 PM
eldia.es

Palma, EFE Los tiburones y las rayas que habitan el fondo marino de las Islas Baleares y sus proximidades se conservan mejor en esta zona que en otras áreas del Mediterráneo noroccidental, según un estudio del Centro Oceanográfico de Baleares publicado recientemente.

El Instituto Español de Oceanografía (IEO) informa hoy en un comunicado de este estudio, editado en forma de cuatro artículos científicos en la revista Scientia Marina y que versa sobre los elasmobranquios (tiburones y rayas) de las islas.

El estudio, indica la nota, confirma la vulnerabilidad de estas especies, que en Baleares muestran "una reducción de su diversidad, abundancia y talla media en las zonas sometidas a una mayor intensidad de pesca, así como una disminución de sus poblaciones como consecuencia del incremento en el esfuerzo pesquero durante el último medio siglo".

En los últimos años, apunta, esta tendencia podría haberse estancado e incluso revertido debido a los síntomas de recuperación observados en las especies que se distribuyen en la plataforma continental, probablemente como resultado del desplazamiento del esfuerzo pesquero hacia profundidades mayores.

El estudio también explica que el estado de conservación de las poblaciones en Baleares es mejor que en otras áreas del Mediterráneo noroccidental, probablemente debido al menor desarrollo de la pesca de arrastre en el archipiélago balear y a los tipos de fondos marinos que lo rodean.

Aún así, destaca el estudio, esta situación "dista todavía de ser la mejor", especialmente en los fondos de talud, tal y como demuestra la menor abundancia y diversidad de estas especies respecto a las de la costa argelina, donde la pesca de arrastre de gran profundidad se encuentra en un nivel de desarrollo mucho menor.

Los estudios realizados se basan en el análisis de dos conjuntos de datos: los obtenidos en campañas oceanográficas desarrolladas entre 2000 y 2009 alrededor de Baleares y en 2003 y 2004 en la costa argelina, dentro de un programa europeo para la evaluación del estado de explotación de los ecosistemas y recursos explotados por la pesca de arrastre, y datos históricos procedentes de las capturas de la flota de arrastre de Baleares, desde 1965 hasta 2009.

Para ello, los investigadores del grupo de investigación de ecosistemas y recursos demersales del Centro Oceanográfico de Baleares del IEO han analizado la composición y estructura de las comunidades que conforman estas especies, así como su distribución geográfica.

También han tomado en cuenta indicadores como la abundancia, la biomasa, el peso medio de los ejemplares, la riqueza específica y la diversidad, al tiempo que se ha estudiado la alimentación de ocho elasmobranquios (tres tiburones y cinco rayas).

La mayoría de los elasmobranquios, o peces cartilaginosos, están situados en la cúspide de las redes tróficas marinas, por lo que son un buen indicador del estado de salud del mar y sus ecosistemas, explica el IEO.

Las alteraciones que se producen en los niveles inferiores de la cadena alimentaria acaban, en mayor o menor medida, afectando a los grandes depredadores, situados en los niveles superiores, entre los que se encuentran estas especies.

Según la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, más del 20 % de las poblaciones de elasmobranquios de todo el mundo, y más del 30 % en Europa, están amenazadas.

La fauna de tiburones del Mediterráneo es bastante diversa, con alrededor de 86 especies (47 tiburones y 38 rayas), de las que el 80 % son especies costeras, la mayoría de fondo, y varias especies son pelágicas, como el tiburón peregrino.

Las principales amenazas a las que se enfrentan son la contaminación, la presión demográfica en el litoral, el comercio ilegal de aletas de tiburón, su captura accidental en las pesquerías y, por último, la sobreexplotación pesquera.

CIENCIAS MARINAS