Sociedad
TARRAGONA

El arzobispo dice que la vida de los gays no es buena para la sociedad

EFE, Barcelona
24/ene/12 1:33 AM
Edición impresa

El arzobispo metropolitano de Tarragona, Jaume Pujol, considera que las mujeres no pueden oficiar misa "porque cada uno tiene una función" y lo argumenta diciendo: "Yo tampoco puedo hacer algunas funciones que hacen las mujeres, no puedo traer los hijos al mundo".

Sobre los matrimonios homosexuales, monseñor Pujol afirmó que él distingue "entre personas y el comportamiento de las personas. Como personas, todas son hijas de Dios", pero agregó que "hay comportamientos que no son adecuados ni para la persona ni para la sociedad y esto lo tenemos que pensar mucho".

En una entrevista en el programa "Els Matins" de TV-3, el presidente de la Conferencia Episcopal Tarraconense defendió, sin embargo, que existe la igualdad entre hombres y mujeres en la Iglesia católica: "porque todos somos hijos de Dios y todos tenemos la misma dignidad".

"La Iglesia está formada por fieles, por los bautizados, uno entra en la iglesia cuando es bautizado y todos somos iguales. Después tenemos diferentes funciones", afirmó.

"Yo no puedo tener hijos"

"Si me pregunta cuándo llegaremos a tener las mismas funciones (entre hombres y mujeres) -añadió el arzobispo- le diré que yo nunca podré ser una mujer. Y, hoy, la mujer en la Iglesia tiene un papel importantísimo, nunca la he sentido un poco más abajo que nosotros".

El primado tarraconense defendió: "Una mujer no puede oficiar porque cada uno tiene una función. Yo tampoco puedo hacer algunas funciones que hacen las mujeres. No puedo traer los hijos al mundo".

Jaume Pujol Balcells (Guissona -Lleida-, 1944), que desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y de la de Universidades de la Conferencia Episcopal Española, también está contra el aborto.

"Tiene que ser la sociedad la que reclame que volvamos a un poco de cordura, porque no puede ser que la vida sea tratada de esta manera", aseguró.

Para el prelado, que a los 18 años pidió ingresar en el Opus Dei y que convivió once años en Roma con Escrivá de Balaguer, el aborto es "un gran daño para nuestro país y para las personas que lo hacen".

Respecto al alejamiento de la sociedad de la Iglesia, dijo que él compara la iglesia "con un árbol que tiene muchos frutos, los frutos son los misioneros, Cáritas, Manos Unidas, los que cuidan de los pobres" y pidió valorar las buenas acciones.

TARRAGONA