Sociedad

Científicos españoles hallan un cúmulo estelar masivo cercano a la Tierra

El Instituto Astrofísico de Canarias dio a conocer ayer este descubrimiento, insistiendo en que este tipo de amontonamientos de estrellas son los que marcan el ritmo de la actividad de la formación estelar y resultan perfectos para estudiar la estructura y los procesos que tienen lugar y que explican nuestra galaxia.
EFE, S/C de Tenerife
8/may/12 1:21 AM
Edición impresa

Investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias, la Universidad de La Laguna y el Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón han descubierto un cúmulo masivo de estrellas jóvenes en el brazo de Escudo-Centauro de la Vía Láctea, a unos 11.500 años luz de la Tierra.

El nuevo cúmulo, llamado Masgomas-1, tiene unas 20.000 masas solares, el doble de la masa de Trumpler 14, el cúmulo de estrellas conocido más próximo a nuestro planeta, según informó ayer el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) en un comunicado.

En la Vía Láctea sólo se conocen en la actualidad una decena de estos cúmulos masivos, de más de 10.000 masas solares, del centenar que se calcula que existen.

Son ellos los que marcan el ritmo de la actividad de formación estelar y resultan perfectos para estudiar la estructura y los procesos que tienen lugar en nuestra galaxia, añade el IAC.

Masgomas-1 es un cúmulo masivo abierto que contiene más de 60 estrellas jóvenes y masivas que se mantienen juntas por la fuerza de la gravedad y se ubica en la Vía Láctea en dirección al centro galáctico.

Los cúmulos estelares son grupos de estrellas que se formaron en una misma época a partir de la misma nube molecular de gas y polvo y los abiertos, como el recién descubierto, contienen menos estrellas y más jóvenes, son menos densos que el otro tipo de cúmulos existentes, los globulares, con mayor densidad y cientos de miles de estrellas viejas.

Un cúmulo estelar abierto que se puede observar a simple vista desde la Tierra son las Pléyades, en la constelación de Tauro.

Hasta hace poco tiempo, se suponía que nuestra galaxia, la Vía Láctea, estaba formando estrellas a un ritmo más lento del que le correspondía por su tamaño y características.

Era, en términos de formación estelar, "una galaxia perezosa", cuenta el astrofísico del IAC Artemio Herrero.

Esta situación comenzó a cambiar a mediados de los años 90 del siglo XX, cuando empezaron a proliferar los datos tomados en el espectro infrarrojo.

"La luz infrarroja es capaz de atravesar las nubes de polvo que oscurecen el plano de nuestra galaxia, donde se concentra la formación de nuevas estrellas. Esta formación se revela por medio de las estrellas más masivas, que viven poco, y marcan por tanto el lugar donde las estrellas se han formado recientemente, o se están formando aún", explica Herrero.

El descubrimiento de Masgomas-1 se ha realizado gracias a las observaciones con el espectrógrafo infrarrojo LIRIS, instalado en el telescopio "William Herschel" del Observatorio del Roque de los Muchachos del IAC, en La Palma.

Este descubrimiento es parte de un programa de búsqueda sistemática de cúmulos masivos, desarrollado por un equipo de astrofísicos del IAC y del CEFCA.

Las conclusiones del trabajo han sido publicadas en el número de mayo de la revista "Astronomy & Astrophysics" y forman parte de la tesis doctoral que realiza en la Universidad de La Laguna Sebastián Ramírez, dirigida por Artemio Herrero, que además de investigador del Astrofísico de Canarias es catedrático de la ULL, y Antonio Marín-Franch, investigador del Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón.