Sociedad
SEGUNDA PARTE
foto del aviso
Cádiz
0
0
CD Tenerife
foto del aviso
Desde las 19:30 sigue el partido al minuto Y en
VIOLENCIA MACHISTA

La crisis está alargando el tiempo de maltrato y reduciendo las denuncias

Madrid, EFE
27/jun/12 17:25 PM
eldia.es

La crisis está alargando el maltrato que sufren las mujeres a manos de sus parejas, ya que presentan menos denuncias "ante el temor de no tener después ayudas económicas" y se mantienen dentro del círculo de la violencia, que costó la vida a 62 víctimas en 2011 y a 26 en lo que va de año.

La presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, Inmaculada Montalbán, ha destacado que aumentan los casos de maltrato por motivos económicos y se alarga el tiempo que soportan las víctimas estas agresiones, ante el temor de las mujeres de no encontrar ayuda, para ellas y para sus hijos, después de denunciar.

De las 26 víctimas de este año, cuatro habían presentado denuncias y sólo una tenía orden de protección, según datos provisionales del observatorio.

El informe anual del Poder Judicial sobre este tipo de violencia en 2011 destaca que siete de cada diez mujeres mantenía la convivencia o relación afectiva con su presunto agresor en el momento de la muerte.

De las 62 víctimas mortales -11 menos que en 2010-, sólo 16 había denunciado su situación -alguna de ellas varias veces, ya que se contabilizaron 22 denuncias- y tras iniciarse los procesos se dictaron 11 medidas de protección, aunque en tres de los casos renunciaron a ellas las propias víctimas.

En siete casos de mujeres asesinadas había órdenes de protección en vigor, pero tres mujeres habían reanudado la convivencia.

La responsable del observatorio judicial ha alertado de que el 72 por ciento de los asesinatos se produjeron en los domicilios, lo que impide en la mayoría de los casos que existan testigos y dificulta la pruebas para demostrar el maltrato.

Respecto a 2010, aumentaron las renuncias, ya que en ese año un 73 por ciento de las mujeres que denunciaron confirmaron las acusaciones, mientras que en 2011 fueron el 62 por ciento las que siguieron adelante con el proceso contra su agresor y en un 5 por ciento, no dio tiempo ni a ratificarla porque el asesinato fue el día después de presentarla.

La víctima -con una edad media de 41 años- sigue siendo mayoritariamente quien rompe el círculo de violencia y el grupo de edad donde hubo más asesinatos fue entre los 26 y los 45 años.

Respecto a la valoración del riesgo, la responsable del observatorio del Poder Judicial advierte de que "deben saltar las alarmas de protección" porque "cuando las mujeres dicen que sienten miedo y que están amenazadas hay que elevar el factor riesgo".

De los 16 casos denunciados, en ocho se hizo valoración de riesgo; en dos víctimas se calificó el riesgo de medio, en una alto y en las otras cinco que era bajo o inexistente.

El informe, que será aprobado mañana por el pleno del Consejo General del Poder Judicial, propone desvincular las ayudas económicas y sociales de la denuncia, para que ante situaciones de maltrato, como las que afectan a mujeres mayores, se abra una vía de apoyo social y "si no quieren denunciar, que al menos tengan la posibilidad de salvar su vida".

"No hay violencia leve en el ámbito de la violencia de género", ha dicho Montalbán, quien ha reclamado que se mantengan las ayudas económicas y asistenciales "porque son el único lazo para salir del círculo" para muchas "mujeres no tienen trabajo y tienen miedo a quedarse sin sustento para sus hijos".

En dos de los casos registrados en 2011, también murieron dos hijos violentamente, un joven de 16 años y una chica de 22 años.

El informe destaca que se registra un mayor número de víctimas, cerca del 57 por ciento, en poblaciones con menos de 100.000 habitantes, y pone de manifiesto "la necesidad de extender todos los recursos de prevención, detección y asistenciales por toda la geografía" y la coordinación de los servicios para garantizar la misma calidad y asistencia a las víctimas en los entornos rurales.

Además, siete hombres fallecieron por violencia doméstica, cinco asesinados por mujeres -una de ellas había denunciado malos tratos- y dos por varones.

VIOLENCIA MACHISTA