Santa Cruz de Tenerife

Maneras originales de divertir la hora de la fiesta en una boda

12/feb/18 19:13 PM
eldia.es
Los novios siempre buscan la manera de ser lo más originales posibles apostando por dar a los invitados atrezzo de fiesta para que disfruten

Tanto en Canarias como en el resto de España son muchísimas las bodas que se celebran año tras año, convirtiéndose todas ellas en los eventos de mayor importancia para quienes, tras una época de noviazgo, pasan a convertirse en maridos y mujeres.

Pero más allá de la propia ceremonia y del posterior banquete uno de los instantes más esperados tanto por los recién casados como por todos y cada uno de los invitados es aquel en el que da comienzo la fiesta. Ciertamente contraer matrimonio es una experiencia enriquecedora en todos los sentidos, pero llevando a cabo después un evento festivo por todo lo alto la vivencia resulta si cabe más inolvidable.

Conseguir que nunca se desvanezca de las mentes de todos los asistentes no es complicado, consistiendo básicamente en optar por maneras originales con las que cada persona se divertirá al máximo. Una de las que cada vez son puestas en práctica en más fiestas de bodas consiste en llevar a cabo un espectáculo lumínico con productos como los comercializados en tuspulserasluminosas.com, haciendo uso de elementos tan vistosos como diademas, barritas y, por supuesto, anillos.

Este tipo de productos son ideales para una celebración de esta índole, especialmente cuando durante el transcurso de la fiesta las luces del recinto se apagan parcialmente dando pie a que los asistentes se lo pasen en grande moviendo al unísono sus respectivos artículos lumínicos. Al mismo tiempo los recién casados, que pueden ponerse mutuamente un anillo led, se funden en un beso mientras los demás gritan: “¡Vivan los novios!”, todo ello bajo un espectacular ambiente compuesto por luces muy brillantes y de multitud de colores.

En la hora de la fiesta que tiene lugar en toda boda que se precie los invitados son de gran importancia. Así pues, otra manera original de provocar altas dosis de diversión se resume en que, todos ellos, realicen un flash mob dejando con la boca abierta no solamente a la parejita que próximamente disfrutará de una apasionante Luna de Miel, sino también a los trabajadores del recinto en cuestión.

Esta especie de juego social, a pesar de haberse popularizado enormemente en nuestro país gracias sobre todo a los vídeos de YouTube, sigue impactando a los asistentes de una fiesta de boda, los cuales no pueden evitar unirse a la actividad grupal que generalmente acostumbra a consistir en una coreografía.

Y es que no hay mejor manera de aprovechar el ambiente de jolgorio que se da gracias tanto a la música como al espectáculo lumínico anteriormente mencionado que efectuando un baile en grupo con el que adicionalmente serán quemadas las kilocalorías de más que hayan sido ingeridas en el delicioso banquete.

Haciendo referencia nuevamente a impedir que el acto celebrado vaya siendo olvidado parcialmente con el paso de los años un buen método guarda una relación directa con las inmortalizaciones. Los fotomatones nunca pasan de moda, y organizar uno en plena fiesta de casamiento es una idea tan original como divertida.

Para tal fin los organizadores tienen la posibilidad de elaborar marcos de manera manual con mensajes escritos por ellos mismos, amén de decoración que aparecerá en las fotografías tomadas, las cuales mostrarán a unos recién casados verdaderamente felices. Y no es para menos, puesto que los novios valoran enormemente este tipo de detalles y, sobre todo, el esfuerzo demostrado por parte de los invitados al tratar de innovar con acciones como esta.

Si tanto a él como a ella les gusta reírse a carcajada limpia, adicionalmente el fotomatón puede incluir elementos como pelucas, gafas sin cristales y otros objetos de atrezo que causarán sensación entre todos los asistentes. De hecho, ninguno de ellos por muy tímido que sea querrá perderse la experiencia de ser inmortalizado junto a los novios sujetando este tipo de productos creados especialmente para ambientes de pura diversión.

Otra manera muy original de conseguir que los diversos asistentes se lo pasen en grande consiste en organizar un concurso de mantener fija la mirada en el otro participante. Gana aquel individuo que es capaz de no apartar sus ojos de los de su contrincante y/o no reírse, con el aliciente de que los sujetos de alrededor se encargan de dificultar dicha tarea contando chistes, bailando alocadamente y realizando otras acciones jocosas. De la ronda final, como es menester, conviene que sean partícipes los novios, quienes entre la bebida ingerida y el cansancio de todo el día no tardarán en reírse a pierna suelta.

Sean cuales sean los métodos por los que se acaben decantando tanto los recién casados como los invitados es esencial que la fiesta se distinga de todas las demás optando por maneras únicas y cien por cien personalizadas. De esta forma el evento se vivirá con una especial intensidad y el recuerdo permanecerá intacto en las mentes de todos aquellos que hayan asistido a la divertidísima celebración.