Sociedad

El trabajo, la vía de escape de las personas con trastorno mental

El psiquiatra Francisco Pulido destaca que el empleo favorece la recuperación de estas personas y aboga por tratarlas como "adultos".
Efe, S/C de Tenerife
4/jul/18 6:26 AM
Edición impresa

Efe, S/C de Tenerife

"Cuando tengo la mente ocupada no pienso en nada", es la respuesta que una persona con trastorno mental grave dio al psiquiatra Francisco Pulido cuando este le preguntó cómo podía trabajar a pesar de las alucinaciones que tenía.

Francisco Pulido, profesor de Psiquiatría de la Universidad de La Laguna, puso este ejemplo para destacar la importancia del trabajo para las personas con trastorno mental grave, durante su intervención en la primera jornada "Empleo, trastorno mental, discapacidad y ciudadanía" organizada por el Cabildo de Tenerife.

El también director del Plan Insular de Rehabilitación Psicosocial de Tenerife afirmó que las personas con trastorno mental grave saben lo que quieren como adultos que son, y señaló que se trata de saber en qué quieren trabajar.

Francisco Pulido reconoció que en ocasiones tienen poca motivación debido a que en el entorno se les dice que cómo van a poder con el trabajo si no pueden con su locura. También afirmó que la locura comienza a tener un nuevo sentido y ahora las personas con tendencias psicóticas se sienten orgullosas de pronunciar esa palabra, cuando hace unos años les daba vergüenza. Francisco Pulido insistió asimismo en que el empleo es un derecho que favorece la recuperación.

Francisco Pulido no es partidario de dar a las personas con trastorno mental grave un trato infantil, por lo que abogó por tratarlas como lo que son, personas adultas, y también apostó por relacionarse con ellas de manera no jerarquizada, así como por favorecer su autoestima.

También intervino Nayra Caballero, doctora en Ciencias Médicas y Licenciada en Psicología, quien habló sobre la labor realizada en la Sociedad Insular para la Promoción de las Personas con Discapacidad (Sinpromi), empresa que el primer año en funcionamiento consiguió trabajo para 32 personas y catorce años después, en 2017, para 239.

Nayra Caballero explicó que de esos 239 contratos del pasado año 147 correspondieron a varones y 92 a mujeres, y comentó que se formalizaron 89 contratos a tiempo completo, a pesar de que esta opción llevaba a que esas personas dejasen de percibir la subvención del gobierno. Así, indicó que el hecho de que no cobrasen la subvención llevó a un ahorro de 218.290 euros en un año, con lo que se podría haber contratado a cinco técnicos para los equipos de apoyo individualizado.

Durante su intervención, Caballero dio a conocer una entrevista con una persona con trastorno mental grave que a pesar de las diversas recaídas que ha tenido quiere trabajar porque quiere superarse.

La jornada fue inaugurada por la consejera de Acción Social del Cabildo de Tenerife, Coromoto Yanes, quien hizo hincapié en los programas de integración laboral que se llevan a cabo en Sinpromi "con el que hemos conseguido formalizar 2.074 contratos".

Fortalecer el trabajo

Las jornadas pretenden crear un espacio para intercambiar y mostrar las diferentes prácticas y estrategias realizadas en Francia, Italia, Andalucía y Tenerife, a través de la experiencia de Sinpromi, fortaleciendo nuevos conocimientos y formas de trabajar. Se trata de buscar los mejores procedimientos para hacer efectivos los derechos recogidos en la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, como el acceso al empleo de las personas con trastorno mental.

Psicología, pieza clave

El grupo de profesionales en Psicología, que forman los Equipos de Apoyo Individualizados al Empleo de Sinpromi (EIAE), trabajan en red con los servicios sanitarios de salud mental, para la integración al trabajo, y proporcionan un apoyo constante antes y después de su incorporación laboral. Su labor contribuye a superar las limitaciones y el aislamiento de las personas con problemas de salud mental, promoviendo la normalización social.