Sociedad
LO ÚLTIMO:
Al menos 11 heridos tras descarrilar un tranvía en Lisboa leer

Los desechos de plástico desaparecerán en 100.000 años, que "no es nada" a escala geológica

Madrid, Europa Press
9/oct/18 11:31 AM
eldia.es

Los geólogos consideran que el término 'antropoceno' es un "adoctrinamiento pseudocientífico con tientes de posverdad" que se plantea "de forma alarmista" y aseguran que los desechos de origen humano, como los plásticos o los radiosótopos desaparecerán dentro de 100.000 años, un horizonte temporal que a escala geológica "no es nada".

Durante una conferencia en el Colegio de Geólogos titulada 'Antropoceno: de la verdad incómoda a la posverdad geológica', el geólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Juan Carlos Gutiérrez-Marco, señala que antropoceno plantea un "reduccionismo" sobre la forma de entender la Tierra, que es "no es una unidad geológica sino cultural".

"Los desechos humanos más perdurables como plásticos o radioisótopos desaparecerán completamente en 100.000 años, lo cual no es nada a la escala geológica", ha destacado.

El experto ha alertado sobre los "aspectos problemáticos" del término, que lleva "implícita" la "irreversible" degradación ambiental del ecosistema que brinda sustento a los humanos.

Gutiérrez-Marco, geólogo y paleontólogo del Instituto de Geociencias (CSIC-UCM), ha indicado que el sentido geológico se pretende caracterizar como una nueva época dentro del Periodo Cuaternario y que se siguen buscando "señales estratigráficas que certifiquen su nacimiento".

El término antropoceno comenzó a popularizarse en 2002 gracias al químico Paul J. Crutzen con un artículo en la revista 'Nature' en la que reflejaba una "influencia probada de la humanidad sobre el medio ambiente, vinculada con la explotación masiva de recursos naturales, emisiones nocivas, explosión demográfica y cambio climático".

Sin embargo, el científico advierte de que el problema está empezando a "utilizar el Antropoceno para todo".

Asimismo, alerta de que este término supone un "reduccionismo en la forma de entender la Tierra", ya que el alcance de los humanos como especie en el planeta se limita a la atmósfera, hidrosfera y la litosfera continental más externa.

"El Antropoceno es un término cultural y utilitarista, no necesariamente una unidad geológica con límite preciso y con un registro perdurable en el tiempo" avisa el científico que añade que en todo momento se habla de un concepto cultural e ideológico, fuera del ámbito de la ciencia empírica.

"La mayoría de los hechos geológicos de nuestro tiempo no están registrados en las rocas de los últimos 60 años, sino en los libros de historia, por lo que crear una unidad a futuro tampoco tiene mucho sentido. Por otra parte, los desechos humanos que nos parecen más perdurables, como los plásticos y los radioisótopos artificiales, desaparecerán completamente dentro de 1000 y 100.000 años, respectivamente, lo cual no es nada a la escala geológica", concluye.

Igualmente, recuerda que el término Antropoceno "todavía" no ha ingresado en ninguna nomenclatura formal, que decide la Unión Internacional de Ciencias Geológicas.

No obstante, el experto reconoce que como término informal sea usa "con mucha soltura y ligereza". En el ámbito cultural no se requiere un refrendo sedimentario del tiempo en que vivimos", precisa.

Finalmente, el geólogo advierte de que uno de los aspectos más problemáticos del término es el riesgo de convertirse en una vacuna que nos disculpe en parte de nuestra responsabilidad medioambiental. "Algo así como un término culpabilista que acepte el daño irreversible del hombre hacia el planeta", concluye.

La apuesta de los antropocenistas es definir el antropoceno como el tiempo en el que nuestra especie ha desarrollado actividades de transformación suficientes como para sacar al planeta de su variabilidad natural, algo así como la expresión geológica del cambio global.

Gutiérrez considera que no sería más que una "moda interdisciplinar e interesada" basada en un gran porcentaje de posverdad que aporta beneficios a gurús, editoriales y opinadores que actúan al modo de tertulianos profesionales.

En este sentido, añade que los aspectos culturales del Antropoceno (políticos, filosóficos y artísticos), ya están compitiendo con otros términos de nuevo cuño como son el Capitaloceno, Plantationoceno, Faloceno, Plutoceno o Chthuluceno.