Santa Cruz de Tenerife

Un policía local de Adeje figura como investigado por el CNP

Las peleas se desarrollaron en un cuadrilátero desmontable hecho con maderas y sobre una moqueta roja en un salón bajo la casa rural Registros en otros lugares de Tenerife.
M.Grillo/P.Fumero, S/C de Tenerife
21/feb/17 5:52 AM
Edición impresa

Agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) del Cuerpo Nacional de Policía llegados desde Madrid, con apoyo de Udyco de Tenerife, continuaron ayer la operación iniciada la noche del pasado sábado en Güímar para desmantelar una organización que promovía peleas de animales con apuestas. Entre las 30 personas que fueron detenidas o investigadas figura un policía local de Adeje. Respecto a este agente, se sabe que lleva más de 20 años en el citado cuerpo de seguridad municipal y era más conocido por criar otro tipo de animales.

Entre los investigados, cinco tienen menos de 30 años, y el resto, más de 40. Al menos uno de ellos es natural de Almería y otro, vecino de Güímar. Varios llegaron desde Gran Canaria, según las maletas halladas en la casa. Uno de los investigados se dedica a criar o educar perros en La Laguna y tiene en torno a 45 años.

La misma operación también se desarrolla paralelamente en otras provincias de la Península. Y, además de los dos enclaves registrados el domingo en Güímar y un tercero en Valle San Lorenzo (Arona), ayer los agentes actuaron en otros enclaves de Tenerife, pero el número de perros intervenidos fue significativamente menor a los 65 canes adultos y 9 cachorros encontrados el fin de semana.

La finca elegida para las peleas de perros está en Hoya Vieja, entre La Medida y Pájara. La contratación la hizo un hombre de unos 40 años y buen aspecto. El alquiler se pagó por adelantado y la última cantidad se abonó el pasado viernes. Además de un gran aparcamiento y no tener casas en las cercanías, tenía un salón suficientemente grande para instalar la zona de "combate" de los perros: un cuadrilátero de maderas plegables de color verde y una moqueta roja. Al estar bajo techo, el ruido se minimizaba.

En la casa quedaron los transportines de canes, ropa, maletas, alguna documentación personal y otras pertenencias de los implicados.

Según un hijo del dueño de la casa, Armando Díaz, había 10 perros, algunos gravemente heridos, más otro que murió y que tiraron en una bolsa de basura en un extremo de la huerta que les sirvió de aparcamiento. Los restos de la fiesta (bebidas, trozos de carne, entre otras cosas) quedaron en el salón preparado para "tenderetes". Como curiosidad, se halló una factura de 900 euros en comida para el fin de semana.

Además, a uno de los detenidos, la Policía Nacional le intervino una cantidad significativa de dinero.

Ayer permanecían en la finca tres vehículos, concretamente una Mitsubishi L200, un Volkswagen Polo y una Renault Kangoo. Pero en la noche de los hechos había una decena de automóviles. Otro de los implicados es un vecino del Valle de Güímar, que tiene una finca donde cría y mantiene perros en la zona alta del barrio de Fátima. De ahí se sacaron 22 perros adultos y 9 cachorros.

El concejal de Seguridad de Güímar, Francisco Ventura, aclaró ayer que en el Ayuntamiento no constan denuncias vecinales por peleas ilegales de perros en los años pasados. Además, negó que el policía local investigado pertenezca a la plantilla de Güímar. Entre los canes hallados figuran pitbull y perros de presa canarios.