Sucesos
GRAN CANARIA

12 años de cárcel para el atracador de una joyería que dio una "brutal paliza" al dueño

Las Palmas de Gran Canaria, Europa Press
17/ene/19 17:37 PM
eldia.es

Las Palmas de Gran Canaria, Europa Press La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a 12 años de prisión a un ciudadano ruso, de 43 años de edad, como autor de un delito de asesinato en grado de tentativa en concurso con un delito de robo con violencia, tras atracar una joyería en el sur de Gran Canaria y llevarse más de 600.000 euros en joyas, además de dejar al propietario al borde de la muerte tras una "brutal paliza".

Los hechos ocurrieron en abril de 2016 en una joyería de la zona turística de Playa del Inglés, en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, donde el ahora condenado actuó con la complicidad de su pareja sentimental, una mujer española de 33 años, que también ha sido condenado a tres años y medio de prisión como autora de un delito de robo con violencia.

Asimismo, y según informó el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), además de las condenas penales, la Sala obliga a los acusados a indemnizar con 604.234 euros a la empresa titular de la joyería de Playa del Inglés, así como a abonar a la víctima la suma en la que se tase el reloj Rolex de oro y diamantes que le fue arrebatado de la muñeca.

El condenado también tendrá que indemnizar al joyero con 50.000 euros por las graves lesiones que le causó con su paliza y, junto con su pareja, debe satisfacer con 4.200 euros a las joyerías donde la española vendió parte del botín.

Este proceso, apuntan, se incoó inicialmente contra otras dos personas que presuntamente habrían participado en los robos pero actualmente están declaradas en rebeldía.

La sentencia fallada sobre este procedimiento recoge que el Tribunal considera probado que la noche del 7 de abril de 2016 el ciudadano ruso, de complexión física "muy fuerte", acudió a una joyería en el centro comercial de Playa del Inglés ocultando su identidad con una máscara de látex.

Así, "impulsado por el ánimo de enriquecerse ilícitamente" y "guiado asimismo por la deliberada intención de causar el máximo daño posible en la integridad física al legítimo titular del señalado local, de complexión pequeña y que contaba con 66 años, previendo incluso la posibilidad de acabar con su vida", le maniató y le propinó una brutal paliza, asestándole "multitud de manotazos, puñetazos, patadas y rodillazos en el rostro, la cabeza y el abdomen".

Posteriormente, y tras dejar malherido al joyero, el ahora condenado robó 130 anillos, 54 pares de pendientes, 38 colgantes, 13 relojes de oro, 60 cadenas de oro y 38 pulseras de mismo metal, además del Rolex Datejust President de oro y diamantes que el joyero portaba en su muñeca.

CONSECUENCIAS DE LA PALIZA

Por su parte, el joyero a consecuencia de la paliza sufrió un traumatismo cráneo encefálico severo, hemorragia subdural aguda, fractura de dos costillas y dos heridas en los labios. Esto provocó que estuviera en la UVI casi dos meses y 159 días de baja.

Actualmente, recoge la sentencia, arrastra como secuelas "síndrome postconmocional en un grado leve y un perjuicio estético ligero en grado leve".

Asimismo, se apuntó que atendiendo al relato de los hechos declarados como probados por el Tribunal, la máscara que llevaba el acusado durante el atraco había sido adquirida por su novia, quien había realizado labores de "vigilancia y reconocimiento" de la joyería en los meses previos al robo.

También recoge el fallo que el 11 de abril de 2016 la cómplice había vendido dos de las joyas del robo en Playa del Inglés en una joyería de Las Palmas de Gran Canaria, mientras que el 9 de mayo de ese mismo año vendió otras dos, en ambos casos a sabiendas de su origen ilícito.

La sentencia es susceptible de recurso ante el Tribunal Supremo.

GRAN CANARIA