Santa Cruz de Tenerife
DESPLOME DEL EDIFICIO DE LOS CRISTIANOS

El peso de las cajas fuertes de Banesto favoreció el desplome

El perito declaró ante la jueza que la existencia del "búnker", que supuso sobrepeso y albergó tres cajas fuertes, no constó ni en la solicitud de licencia ni en la Policía Nacional.
El Día, Arona
25/jun/17 6:16 AM
Edición impresa

El pilar B3 del edificio Julián José, en el número 12 de la calle Amalia Alayón (Los Cristianos), colapsó a las 9:31 horas del 14 de abril de 2016. "Coincide exactamente donde estaba situado el búnker. Búnker que, además, en las solicitudes de licencia al Ayuntamiento de Arona, en lo que he podido observar, no se refleja; en la policía (Policía Nacional), tampoco se refleja la existencia de esa sobrecarga. Ha quedado oculto a cualquier inspección tanto policial como administrativa".

Es parte de la declaración del perito Carlos Andrés Ruiz el 3 de mayo ante la jueza del Juzgado Número 3 de Arona, Sofía Elena Valdivia.

A preguntas de la abogada de la Comunidad de Propietarios, aseguró que la entidad bancaria Banesto, titular del local que albergó el búnker que contenía tres cajas fuertes, tenía la obligación de comunicar su existencia. Por su parte, el técnico que diseñó la oficina "tenía que haber tenido en cuenta que ese búnker iba a estar en un voladizo, no en contacto directo con el terreno". Por tanto, debió evaluar "si era necesario un refuerzo estructural y llevarlo hasta el suelo, igual que las ventanas y los tabiques que se quitaron. Eso desde su comienzo".

Ruiz Pérez explicó en sede judicial que de las tres cajas fuertes, Banesto se llevó una cuando cambió de local, por lo que "en el momento en que colapsa el edificio sí, sin ninguna duda, hay dos".

El búnker es un cuarto con un cristal de seguridad. Sin tener en cuenta el peso del contenido, el perito defendió que "la tonelada" que pesaba una caja fuerte "es un sobrepeso muy importante y no se hace ningún elemento de refuerzo estructural". Es más, lo que el técnico valora como el apuntalamiento del búnker o "perfil de tres adosados", dijo, "estaba mal apuntalado".

El edificio número 12 de la calle Amalia Alayón y de la trasera calle Valle Menéndez se desplomó en su mayor parte a las 9:31 horas del jueves, 14 de abril de 2016, causando la muerte de siete personas y el desalojo de unas 90, incluidos los edificios colindantes: Bruno, Linares, Chicharro y Porlamar.