Venezuela

Globovisión rechaza cambiar su línea editorial con chavistas en su directiva

El canal privado y sus accionistas rechazaron ayer todo intento de cambiar su línea editorial, opositora, después de que el presidente Chávez anunciara su intención de controlar el 48,5% del capital. "Resistiremos los atropellos del caudillo", dijo Federico Ravell, propietario de un 10% de las acciones de la emisora.
EFE, Caracas
22/jul/10 7:47 AM
Edición impresa

EFE, Caracas

El canal privado venezolano Globovisión y sus accionistas rechazaron ayer todo intento de cambiar su línea editorial, antigubernamental, un día después de que el presidente venezolano, Hugo Chávez, anunciara su intención de controlar el 48,5% del capital.

"Resistiremos los atropellos del caudillo", dijo Alberto Federico Ravell, propietario de un 10% de las acciones de la emisora, de la que fue su director hasta hace pocas semanas y desde donde destacó en sus críticas a las políticas del Gobierno.

La emisora ya había subrayado, en un comunicado redactado casi inmediatamente después de que Chávez hiciera pública el martes su intención de que el Estado pase a controlar casi el 50% de la emisora, que su línea editorial "ni se expropia ni se interviene".

Chávez sumó el 28,5% accionarial que dijo son del banquero Nelson Mezerhane, dueño de un banco recientemente intervenido por el Estado por falta de liquidez, al 20% de un accionista recientemente fallecido, porcentaje este último que, dijo, "está en el aire".

El gobernante espera hacerse con las propiedades de Mezerhane, entre ellas su participación en Globovisión, para recuperar parte de los 1.600 millones de dólares que calculó como "el aproximado de los ahorros" de los 600.000 clientes del banco intervenido.

Ese dinero ha empezado a ser repuesto por la banca estatal a los clientes del banco intervenido.

Chávez también confía en que pase al Estado el 20% de las acciones que estaban en poder del accionista fallecido, alegando que los derechos de herencia no existen en los contratos de concesión del espectro de las ondas de televisión.

"¡Venga a mí que tengo flor!", exclamó utilizando la expresión de ganadores de un juego de barajas muy popular entre los militares venezolanos, admitió, y tras remarcar que con ese traspaso de acciones "nadie podrá decir" que su Gobierno "está expropiando".

Pero Ravell dijo que Chávez "se equivocó en su baile de cifras (...); no sé de dónde sacó esas cifras", porque "como máximo" puede hacerse con un 25% correspondiente a la participación de Mezerhane.

El accionista descartó que el Ejecutivo, "si actúa legalmente", pueda hacerse con el 10% de las acciones que tiene él, el 20% que atribuyó a la hija y heredera del accionista recientemente fallecido Luis Núñez, y el 45% del presidente de Globovisión, Guillermo Zuloaga.

Al igual que el banquero Mezerhane, el también empresario automovilístico Zuloaga ha sido declarado "prófugo de la Justicia" en una causa por usura y asociación para delinquir, delitos que le imputa la Fiscalía por el ocultamiento de unos vehículos para su posterior venta a los usuarios al parecer a precios "inflados".

Es decir, insistió Ravell, "ni siquiera en el supuesto negado" de que Chávez actuara "con legalidad" podría llegar a incidir en el directorio de la emisora "como para meterse en la redacción".

No obstante, "todo puede ocurrir" en un país que Chávez ha tornado "autocrático, en el que no existe división de poderes y donde se violan las leyes de manera constante", añadió Ravell. También dijo no comprender cómo Chávez quiere "convertirse en accionista de un canal al que ha calificado en repetidas ocasiones de golpista".

Consideró como "pura fantasía" que Mario Silva y Alberto Noria, mordaces comunicadores afines a Chávez del canal estatal VTV, puedan pasar a formar parte de la directiva de Globovisión, tal y como propuso el mandatario.

Ravell atribuyó la "nueva arremetida" contra Globovisión como "un trapo rojo" de Chávez en un intento por "ocultar" los diferentes problemas del país, especialmente "la que se le viene encima, cuando Colombia presente ante la Organización de Estados Americanos (OEA) las pruebas de que líderes guerrilleros colombianos se encuentran en Venezuela", manifestó.