Zon@web

El mundo de las nuevas tecnologías y las redes sociales a un click

Archivo para la categora ‘Ciencia’

Los adictos a internet pueden reducirse a un 6% de la población

Enviado por Francisco Mesa agosto - 25 - 2009

Enrique EcheburúaEl catedrático de Psicología Clínica Enrique Echeburúa ha advertido hoy de que el cambio de la vida social por la virtual a través de redes sociales como Facebook o Tuenti, es uno de los “mayores peligros” que el uso abusivo de las nuevas tecnologías entraña para los jóvenes.

Echeburúa se ha pronunciado así en la presentación del curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) “Problemas actuales de la psicología infanto-juvenil“, a la que han asistido el también el catedrático de Psicología Clínica Elisardo Becoña y el catedrático de Psicología Básica y director del curso, Helio Carpintero.

Entre los síntomas que indican adicción a las redes sociales, Echeburúa ha destacado la creación de una identidad ficticia gracias al anonimato de estas redes, el aislamiento social, la “automedicación digital” ante una depresión, es decir, recurrir a las redes sociales para superar el malestar, y problemas físicos como obesidad, fruto de la vida sedentaria delante del ordenador.

Echeburúa ha señalado que no hay que ser “alarmistas” porque los adictos a internet pueden reducirse a un 6 por ciento de la población, pero ha advertido de que es un porcentaje “suficiente” para analizar si se da un perfil de riesgo específico, especialmente entre los jóvenes, sobre el que desarrollar campañas de prevención. De ese 6 por ciento, Echeburúa ha eliminado a adictos al juego o al sexo que recurren a internet para canalizar esa patología, ya que “su problema de base es otro”.

Sobre los perfiles del riesgo en la adicción a las redes sociales, Echeburúa ha aclarado que son los mismos que para otras adicciones, como drogas o alcohol, definidos por gente que, “o bien no tienen una percepción clara del riesgo, o bien tiene una baja autoestima, o bien está pasando una situación coyuntural complicada, como estrés, un desengaño amoroso o dificultades en los estudios”.

El rango de edad en el que esta propensión a la adicción a internet es más peligrosa se sitúa entre los 15 y los 20 años, al igual que en el caso de la adicción a drogas, ya que el primer consumo de estas sustancias suele darse entre los 13 y 15 años. Por su parte, Elisardo Becoña ha insistido en los peligros que la “cultura del botellón” supone para los jóvenes, que, “por no tener una clara percepción del riesgo”, pueden dar el salto fácilmente del consumo de alcohol, al de cannabis y cocaína, de donde derivan problemas como embarazos no deseados y actitudes violentas.

Helio Carpintero ha subrayado que esa escasa percepción del riesgo que tienen los jóvenes es consecuencia de la falta de salidas que la sociedad ofrece y el miedo al fracaso personal, lo que provoca que no se fijen metas a largo plazo y sus únicos objetivos se centren en la diversión y en salir por la noche. Por ello, ha instado a una reflexión sobre “cómo salvar a ese capital social que es la juventud”.

Santander, EFE

EndeavourLa agencia espacial estadounidense (NASA) lanzará el próximo jueves el cohete Atlas V, que llevará hacia la Luna dos nuevos artefactos para el estudio de las condiciones para el asentamiento humano en el satélite. “Estos robots, que van en las primeras misiones de la NASA a la Luna en más de una década, son nuestros exploradores para conocer mejor el terreno y el ambiente para la presencia humana”, dijo hoy en una rueda de prensa el director de lanzamientos de la agencia, Chuck Dovale. Las misiones coinciden con el cuarenta aniversario de la primera llegada de humanos a la Luna.

En un principio, la sonda lunar debía partir el miércoles, pero se ha retrasado un día para que no coincidiera con el lanzamiento del transbordador Endeavour, que no pudo salir el sábado pasado debido a una fuga de combustible en una tubería del tanque exterior. El lanzamiento del Endeavour se ha programado ahora para la mañana del miércoles desde el Centro Espacial Kennedy, en el sur de Florida.

El Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO, por sus siglas en inglés) se ubicará en órbita en torno a la luna y apuntará sus instrumentos hacia el satélite para continuar los estudios. Una de las tareas de este instrumento es la búsqueda de sitios para futuros descensos de astronautas.

Por su parte, el Artefacto de Observación de Cráter Lunar (LCROSS, por sus siglas en inglés), conducirá una porción vacía del cohete hacia la colisión con un cráter que está permanentemente en la sombra, en un esfuerzo por encontrar pruebas de la existencia de agua en los polos lunares.

Los científicos creen que si se hallase hielo en el satélite de la Tierra podría usarse no sólo para el sustento de los astronautas y colonos, sino como fuente de combustible para exploraciones más allá de la Luna.

Hasta ahora todas las muestras del suelo lunar recolectadas en los cuarenta años que han pasado desde la primera llegada del hombre a la luna sugieren que la superficie es totalmente seca.

Pero los científicos señalan que hay cráteres profundos en los polos de la luna que no han recibido luz del Sol en 2.000 millones de años o más, y que en el frío de estas sombras permanentes, con temperaturas de 200 grados bajo cero, podría haber hielo en la superficie.

Las primeras señales, controvertidas, de la posible presencia de agua en la Luna datan de 1966 cuando la sonda Clementine registró reflejos de señales de radar desde el polo sur del satélite similares a las que pueden ocurrir en regiones heladas.

En 1998 el artefacto Lunar Prospector de la NASA detectó indicios de agua, en ambos polos. Pero este aparato solo pudo medir el hidrógeno y no en qué material estaba contenido este elemento.

En esta misión el LCROSS estrellará dos sondas en la Luna, mientras que el LRO, sobre la base de sus observaciones y las de otros instrumentos espaciales, elaborará un mapa de relieves.

Washington, EFE

El IAC hace “mucho más fácil” la búsqueda de vida en el espacio

Enviado por Francisco Mesa junio - 10 - 2009

Investigadores del IACLa búsqueda de vida en planetas extrasolares será “mucho” más fácil desde el punto de vista técnico tras los resultados que investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) han obtenido al medir por primera vez el espectro de transmisión de la Tierra.

Así lo informó el investigador del IAC Enric Pallé, quien añadió que con los resultados de este estudio, que se publicará en el próximo número de la revista Nature, se puede pensar que la actual será la primera generación que sea capaz de detectar vida en otros planetas.

Al hablar de vida en los exoplanetas hay que especular un poco y nos encontraremos con sorpresas, pero lo que es un hecho es que los elementos de los que están hechos los planetas son los mismos, de forma que el hecho de buscar gases tan abundantes como oxígeno y metano “no suena descabellado a la hora de buscar vida en otros planetas”, comentó Pallé.

Para esta investigación, los astrónomos del IAC estudiaron por primera vez el espectro de transmisión de la Tierra como medida de referencia para la búsqueda de vida en otros planetas fuera del sistema solar.

La idea es analizar la atmósfera terrestre como si se tratara de un planeta lejano, ver cuáles son sus principales marcadores biológicos -oxígeno, agua, metano y otros- y extrapolar el modelo a los nuevos planetas.

Para ver el espectro de transmisión de la Tierra y así ver sus rasgos caracteríticos y que indicarían a un extraterrestre que en nuestro planeta hay vida, los investigadores miraron a la Tierra durante un eclipse y como si fuese un exoplaneta.

Enric Pallé explicó que cuando hay un eclipse de Luna se produce la alineación de este satélite con el Sol y la Tierra, y si uno estuviera sentado en la superficie lunar vería que la estrella desaparece tras nuestro planeta y “un anillo de atmósfera”.

La luz solar pasa a través de ese anillo de atmósfera y llega a la Tierra, que es lo que se llama espectro de transmisión de la Tierra y contiene la señal de todos los gases.

Para medir ese espectro se podría ir muy lejos en el Universo, pero los astrónomos del IAC han utilizado la Luna como un espejo para ver los resultados.

Vista de Marte, el planeta rojo.Enric Pallé indicó que este método se podrá aplicar a planetas extrasolares que tengan un tamaño similar al de la Tierra, aunque su biología y su química serán distintas.

Explicó que los resultados de esta investigación indican que los rasgos de la vida en la Tierra son mucho mas pronunciados de lo que se pensaba con los modelos teóricos, y que la búsqueda de vida en los exoplanetas será mucho más fácil desde el punto de vista técnico de lo que se pensaba.

Enric Pallé y María Rosa Zapatero Osorio señalaron que en los últimos quince años se han descubierto muchos planetas extrasolares, la mayoría de los cuales son mucho más grandes que la Tierra, pero opinan que en poco tiempo se detectarán planetas similares al nuestro, con posibilidades de que en ellos haya agua líquida y vida.

María Rosa Zapatero Osorio declaró que se está en los albores de detectar planetas rocosos, un poco mayores que la Tierra y que orbiten alrededor de otras estrellas, algo que cree se producirá en un par de decenios.

Santa Cruz de Tenerife, EFE