Zon@web

El mundo de las nuevas tecnologías y las redes sociales a un click

Al 70 por ciento de los internautas le cuesta diferenciar “un bulo” de una noticia fiable que aparece en la red, según revela un estudio realizado por la Asociación de Internautas. El año pasado se realizo esta misma encuesta y el porcentaje se situaba diez puntos por debajo que este año, lo que supone que cada vez los usuarios tienen “mas dificultad” para saber que es un falso rumor y qué es una noticia real.

Casi la totalidad de los internautas (94 por ciento) usa Internet, especialmente, para buscar información, pero esto se puede ver dificultado por la propagación en la red de un número elevado de bulos, que tienen como finalidad confundir y difundir información falsa y no contrastada en la red.

“La transmisión de bulos en Internet (Hoax, en sus siglas inglesas) es un fenómeno imparable en la red que afecta directamente a la credibilidad de este medio de comunicación utilizado por más de 1.700 millones de personas en el mundo. La interactividad inherente a Internet y la horizontalidad de la información generada en la red, ha dado lugar a todo tipo de noticias falsas sobre personas, instituciones o empresas”, lamenta la Asociación.

Un tercio de los 3.129 internautas encuestados cree que la mejor forma para saber si se trata de un bulo o no es ver si la fuente de la información está identificada. Otro 21 por ciento considera que la incorporación de los datos de un estudio de una fuente mencionada da mayor veracidad a la información publicada y un 12 por ciento valora sobre todo la confianza que le da el remitente de la información.

SIN FECHA, ANÓNIMOS Y CON GANCHO

En este sentido, la Asociación de Internautas da una serie de pautas para identificar los hoax o bulos. Así, afirman que estos carecen de fecha de publicación y están redactados de la manera más atemporal posible para que pervivan el máximo tiempo circulando en la red y además suelen ser anónimos, no citan fuentes y no están firmados para evitar repercusiones legales.

  1. Los hoax o bulos carecen de fecha de publicación y están redactados de la manera más atemporal posible para que pervivan el máximo tiempo circulando en la red
  2. Los bulos o hoax son anónimos, no citan fuentes (ya que carecen de las mismas) y no están firmados para evitar repercusiones legales
  3. Los bulos o hoax contienen un gancho para captar la atención del internauta. El éxito del bulo residirá en cuanto morboso, monetario o generador de miedo sea su gancho.
    • Ejemplo Hotmail: Hotmail cerrará sus cuentas. Perdida de contactos y multa de una gran cantidad de dinero (gancho miedo basado en valor monetario)
    • Ejemplo Actimel: Actimel es malo para la salud. Produces L. Casei y dejas de fabricar defensas. (gancho miedo basado en la salud)
    • Ejemplo Redbull: Redbull contiene veneno en su composición química. (gancho miedo basado en el daño a la salud)
  4. Los bulos o hoax normalmente contienen una petición de reenvío: Se solicita el reenvío para alertar a otras personas, para evitar mala suerte, para evitar la muerte, o con cualquier otro motivo. El objetivo de esta petición de reenvío reside en captar direcciones IP, crear bases de datos, realizar posteriores campañas de SPAM o simplemente difundir la información falsa el máximo posible

Para los internautas las fuentes mas fiables son las versiones online de la prensa convencional con un 3,37 de puntuación (sobre cinco puntos), seguidas de los diarios digitales que reciben 3,14 puntos, de la radio, con un 2,9, y la televisión, con un 2,4. Por el contrario, el 55 por ciento de los internautas señalan a los foros como principales creadores de rumores en el entorno digital, seguidos por los blogs (19 por ciento).

EMPEORAN LA IMAGEN DE LAS MARCAS.

La mayoría de los usuarios asegura que recibe entre tres y ocho “bulos” al mes. El 64 por ciento dice no abrir el mensaje y el 80 por ciento asegura que lo borra, mientras que el 16 por ciento lo reenvía a sus allegados.

La mitad de los encuestados piensan que los “bulos” generan alarma social entre la población, y el 33 por ciento cree que se crean rumores con el fin de empeorar la imagen de las marcas entre empresas competidoras. Asimismo, el hecho de generar bases de datos (32 por ciento) y la transmisión de virus (28 por ciento) son otros de los motivos que los internautas asocian a la propagación de mentiras en la red.

En cuanto a los temas más recurrentes son la política, la sanidad y la alimentación, según la mayoría de internautas. Este año los bulos mas frecuentes en la red han sido la eliminación de cuentas de Hotmail (que han recibido siete de cada diez encuestados) y los argumentos contra los beneficios de Actimel (que han recibido cinco de cada diez encuestados). Otros de los habituales son las pruebas médicas que prueban la toxicidad de Red Bull, la fortuna compartida por Bill Gates y cómo sobrevivir a un infarto de miocardio tosiendo.

Madrid, Europa Press

La Asociación de Internautas considera que el DNI electrónico, a pesar de ser el proyecto “más ambicioso de España” en el área de las Tecnologías de la Información, no ofrece suficiente seguridad e introduce “serias” amenazas a la intimidad, la privacidad y la identidad de los españoles.

El nuevo DNI electrónico, que comenzó a implantarse en marzo de 2006, incorpora un chip mediante el cual se pueden realizar diferentes trámites a través de internet, entre ellos, permite a los ciudadanos identificarse, firmar documentos de validez legal, votar y realizar todo tipo de operaciones con las Administraciones Públicas.

Sin embargo, según un estudio llevado a cabo por la Asociación de Internautas, el DNI electrónico “no ofrece la seguridad que se está pregonando” y aunque el proyecto es “interesante”, la falta de información y su escaso uso provoca que “ni los particulares sepan bien cómo se emplea”.

En este sentido, la Asociación asegura que a la hora de usar los servicios electrónicos que permite esta nueva documentación se han detectado comportamientos “sospechosos” que reflejan que es posible sortear los mecanismos de seguridad. Asimismo, otro problema que introduce el DNI electrónico es, según dicho organismo, que cada vez que se emplea en un lugar público deja un rastro con los datos de los usuarios.

Por ello, y dado que se han expedido más de once millones de carnés, la Asociación de Internautas pide al Gobierno que antes de implantar dicha tecnología, debería haberse estudiado si su uso puede influir considerablemente en el estilo de vida, en la privacidad, o en la intimidad de los ciudadanos.

Madrid, EFECOM